LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

domingo, 20 de junio de 2010

EL HOMBRE DE LA ESQUINA


Estaba cansada de tanta rutina, sobre todo en ese lluvioso otoño de 1985.
Decidió que debía realizar un cambio en su vida, que a los treinta y cinco años, sentía atorada en un paredón de silencios oscuros y calurosos.
Tomó su agenda, aquella, que había guardado cuidadosamente, y buscó la solapita de la letra D, buscando el teléfono de Diego. Prendió el décimo quinto cigarrillo, se sirvió una medida de wisky y se sentó em el sillón del living, mirando la noche lluviosa a través de la ventana del primer piso.
La madrugada le corría por la mente y las venas como nunca antes le había sucedido. Tal vez fuera el efecto del wisky o el brillante asfalto húmedo, sensual como las gotas de agua que cubrían su cuerpo desnudo, aún envuelto en el toallón. Memorizó el número telefónico y abandonó la agenda en la mesa ratona, apenas iluminada por la tenue luz de una lámpara de pie. Dio una bocanada profunda al cigarrillo, y se colocó una bella bata de seda gris sobre su naturaleza, ajustándola apenas con un lazo en su cintura. Apagó lo que quedaba del consumido cigarrillo y soltó su frondosa cabellera morocha, mojada todavía, acercándose a la ventana y descorriendo sutilmente la cortina, para mirar una vez más a ése hombre que siempre la obsevaba desde la esquina. La luz del alumbrado se reflejaba en su rostro y en su escote profundo, visible desde los recónditos escondrijos de las miradas deseosas.
Ella quería escapar de su rutina y cayó en el ritual nocturno de ése encuentro extraño a través de su ventana, con aquél desconocido que erizaba su piel, siempre, siempre, acompañada por la caricia de un buen blues. Y sus miradas se clavaban a la distancia atravesando cristales y llenándola de brasas en su interior anhelante.
Y luego de esos minutos de encuentro de deseos en la distancia, se dormía cayendo en un profundo sueño que la transportaban a la hoguera de roces y estertores.
A la mañana siguiente llamó a Diego, ese viejo amigo que siempre estaba a su disposición y que justamente trabajaba en la policía, para pedirle que investigara a ése extraño hombre de la esquina. Lejos de querer denunciarlo por acoso o algo parecido, quería conseguir datos de él. Diego estuvo dispuesto a brindarle la ayuda que le había solicitado, pero antes le aclaró que debería estar dispuesta a escuchar la "verdad" de sus averiguaciones, que tal vez pudieran desilucionarla. Ella aceptó sin dudarlo un instante y tras mantener el mismo ritual durante unos cuántos días seguidos, su fiel amigo por fin la llamó para que se encontraran en una confitería del centro, esa misma tarde, donde él le informaría todo sobre aquél hombre.

Las noticias no fueron demasiado gratas para ella, aparentemente, era alguien a quien la misma policía había estado buscando por merodear y molestar a las mujeres de distintos barrios y distintas edades, por lo que él le dijo que lo lamentaba, pero que debería dar aviso a sus superiores.

La noticia no pareció inquietarla demasiado y al llegar a su casa esa noche, nuevamente propuso el juego de la seducción, pero esta vez, determinó que debería llegar más lejos: si, concretar sus deseos. Fue entonces, que al estar frente a la ventana y mirándolo con una mirada capaz de capturar a cualquiera, le hizo una seña para que subiera a su departamento.Impaciente, vió como él tiraba su cigarrillo y comenzaba a cruzar la calle en dirección a su edificio. Su corazón comenzó a latir, más fuerte aún de lo que ya lo estaba haciendo, y con total determinación fue hasta el portero eléctrico para observarlo mediante el visor de la cámara de seguridad y así poder abrirle la puerta.
Sonó el portero eléctrico y un hombre muy bien vestido, con algunas canas en su corto cabello abrió la puerta, mientras se escuchaba la voz de ella diciendo: es el 1ro. A.
Ella lucía esa noche, otra bata de seda color salmón sobre su piel todavía húmeda y el cabello recogido con un broche. Sus ojos negros brillaban más que nunca.
Dejó la puerta entre abierta y al escuchar que la misma se cerraba, salió de la cocina y en la penumbra del living, se paró frente a él mirándolo fijamente a los ojos, mientras delicadamente desabotonó su campera y tomó sus manos colocándolas sobre sus turgentes pechos y comenzó a besarlo apasionadamente. Y entre contorciones de pasión llegaron hasta su cama e hicieron el amor bajo el reflejo que entraba por la ventana y le daba brillo a sus soberbios cuerpos desnudos que danzaban agitadamente.

De pronto, Diego le disparó en la espalda a este misterioso hombre y ella... simplemente despertó sobresaltada.



8 comentarios:

  1. Que bueno el relato.
    Muy bien escrito.
    Me tuvo en suspense hasta el final.
    El final mata la magia pero que le va a hacer...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Beatriz,son de los que te enganchan.
    Un besico

    ResponderEliminar
  3. Escapar de la rutina... soñando.

    Genial canción de fondo.

    ResponderEliminar
  4. Genial el relato.Lo he seguido estremecidamente.

    Bueno y bueno

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado la pasión y textura del sueño...aunque al final desde otro plano se le haya herido, el sueño nunca acaba, sigue buscando su camino siempre.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Los bueno que tienen tus relatos son esos finales que ufff!!!
    Y ademas, quiero decirte que durante la lectura se disfruta y mucho!
    Besos y abrazos Beatriz!

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho, incluso el final, porque no me lo esperaba!

    La despertaron de su sueño erótico, yo me he quedado preguntando qué le pasaba a ella con Diego, que tenía que aparecer allí a matarle su sueño.

    Besos!!
    (se me pasó el agua del mate, ajjajajaja)

    ResponderEliminar
  8. La pregunta del millón es....¿Cuál de las 2 partes es el sueño?....la primer fragmento del relato, el final, ninguna de las dos, las dos. ¿Fue sólo una pesadilla o algo en tu mente disparó al presente una historia oculta en tu subconsciente? Una historia, ágil, dinámica, atrapante y muy bien contada. Podría ser un muy buen guión para una película. Bravo!!!

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

NO A LA VIOLENCIA

NO A LA VIOLENCIA
Todos juntos generando conciencia