jueves, 2 de septiembre de 2010

IMAGENES


Cada día, durante más de diez años, Alberto se sentó en su silla, cámara en mano, retratando los distintos cielos que a través de ella, se dibujaban recortados por los edificios vecinos.
Muchas veces le había comentado a sus amigos, que esa tarea le resulta absolutamente gratificante. Cada una de sus tomas eran inspiradas por él y a su vez éstas reinventaban su día a día. Sin embargo, el estar tanto tiempo sentado en esa rustica e incómoda silla, le había originado un problema en su columna. Intensos dolores le aquejaban, como agujas clavándose en toda su musculatura, que por cierto era bien firme y bien formada, digna de la atracción de cualquier mujer que pudiera verlo.
Aún con el perfume del incienso reinante en el ambiente, y siendo casi el anochecer, el dolor se hizo tan intenso que abandonó su sitio de observador, dejó su cámara -envuelta cuidadosamente en un franela- sobre uno de los estantes del armario y decidió estirar las piernas, se sentía entumecido.
Encendió la hornalla y puso a calentar el agua para tomarse unos amargos. Prendió el equipo de música y puso un CD de Kitaro- siempre había tenido tendencia hacia la música armonizante- y comenzó a ordenas los cincuanta y un rollos de película que aún le quedaban por revelar y que de no llevarlos pronto, se le vencerían y perdería todo el material que debía exponer. La pava silbadora le avisó, que debería poner nuevamente agua a calentar si no quería tomar mate con agua hervida.
Los intensos dolores. habían cedido gracias al calmante que el traumatólogo le había recetado y que minutos antes había tomado. Y pacientemente continuó clasificando los rollos y empaquetándolos por fecha, tarea que no le resultaba nada grata, ya que lo de él era simplemente tomar imágenes, rescatarlas de lo efímero del tiempo. Sin embargo era una tarea que si o sí debía realizar, aunque fuera a disgusto.
Esta vez, mucho más atento, retiró el agua justo a punto y comenzó con la mateada.
Ya tenía todo organizado y miró el reloj de la cocina, calculando que probablemente la casa de fotografía ya estaría por cerrar: "no voy a llegar a tiempo", pensó resignado mientras miraba su incómoda silla.

A las tres y cuarto de la tarde, las sirenas abrumaron la tranquilidad del barrio. La casera, dirigió a los oficiales hasta el departamento de Alberto. Ella misma los había llamado, después de comprobar que durante más de tres días no había se sabía nada de él y temió lo peor.
Los agentes ingresaron a su departamento, contrariamente a lo que María creía, él no se encontraba allí, lo cual fue un gran alivio para ella - los miedos no dejan pensar libremente de no ser así, se hubiera percatado que no se percibía ningún olor putrido. Nada extraño notaron al revisar el mismo, todo estaba en orden, tal como él acostumbraba tener.
El oficial Benitez, tal vez el más perceptivo de todos, notó que junto a la cámara de fotos se hallaba una caja y allí, junto con los rollos fotográficos, descubrió una carta:

Me he pasado los días retratando con mi cámara los cielos desde mi ventana. Sufriendo el castigo de esta odiada silla, recta, dura, estructurada. Ahora ya no quiero más imágenes, sólo quiero vivir.




24 comentarios:

  1. Espero que le vaya bien y recupere todo ese tiempo perdido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre resulta un placer leerte.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. "Ahora sólo quiero vivir"...la vida se escapa si sólo la miramos por la ventana y le tomamos fotos a los seres que pasan. La vida debe vivirse y como dice Toro, ojalá que pueda recuperar el tiempo perdido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ME TRAJO EL CUENTO DE PAUL AUSTER QUE DIO ORIGEN A CIGARROS...
    BUENA DECISION. LINDA IMAGEN DE "UN CUARTO PROPIO... ESTOY MUY WOOLF UTIMAMENTE.

    ResponderEliminar
  5. Estupendo relato Beatriz,sabes por un momento me recordo la pelicula de Hitchcok la venttana indiscreta,pero nada que ver,lo que esta claro,es que no hay que dejar pasar la vida.
    Un besico

    ResponderEliminar
  6. QUÉ BUEN RELATO!!!, a veces pasamos años haciendo las mismas cosas, aunque las disfrutamos, pero nos perdemos la vida. un beso enorme

    ResponderEliminar
  7. La principio me dije que ese Alberto tenia algo de mi. Me gusta capturar en una imagen el cielo. Sin embargo, es cierto que mas que solo ver las imagenes, debemos decidirnos a vivir!! Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Guau. Me encantó el final.
    Una historia bien contada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. hola Beatríz sos buena escribiendo! un hermoso narración,poeta...de verdad,los sentidos...las imágenes...que bueno haberte encontrado por error!
    un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  10. Tu cuento es una hermosa metáfora sobre todo el tiempo que perdemos inútilmente. Alberto se dio cuenta a tiempo para remediar la situación, pero ¿y los que no caen en la cuenta de que están perdiendo, junto con el tiempo, la vida?

    Muy bueno, Beatriz.

    Besazos :)

    ResponderEliminar
  11. ¿NO SE DIO CUENTA QUE SOY ROCH? ¿SOLO QUE DESDE MI LABERINTO?

    ResponderEliminar
  12. "Ahora sólo quiero vivir"

    Eso es lo que tambien quiero yo .... Todavia hay tiempo

    A mi el leer tu escrito me ha hecho meditar muchas cosas

    Un beso con cariño

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno.
    La ventana ,la silla ,la camara de fotos,las imagenes , el olvidarse de vivir... por momentos parece que te estuvieras refiriendo a la rutina diaria de algunos blogeros.

    Besos .LUIS

    ResponderEliminar
  14. hola hermoso cuento ....te felicito,porque las palabras salen como mariposas,dentro del cuento...un gracias
    un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  15. Hola Beatriz muy buen escrito, felicitaciones por ello.

    Un placer pasar por tu blog y leer tus entradas de post.

    Besos de MA para ti amiga y mil gracias por pasar por mi querido blog tu blog amigo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Bea, preciosa historia, gracias por compartirla,gracias por tus palabras, buena noche, besos.

    ResponderEliminar
  17. BEATRIZ, claro que sí. Cómo olvidar a una geminis doble del mismo día de Rodriguito y del año 59, tan significativo en mi life...
    Vuelva.

    ResponderEliminar
  18. cuantas veces jugamos a vivir de apocos de lejos en un rincon que nadie ve o que puede ver solo en sueños , cuantas veces yo tambien he sido un ALBERTO...y sin embargo yo tambien YA NO QUIERO MAS IMAGENES YO QUIERO VIVIR...

    pase a visitarte me gusto mucho tu narrativa un gusto leerte ...espero seguir visitandote cuidate un abrazo...poiesis

    ResponderEliminar
  19. Y TODO ESE TIEMPO SU VIDA SE HABÍA ESCURRIDO ENTRE SUS DEDOS.
    INTERESANTE HASTA EL FINAL.

    ResponderEliminar
  20. Mientras lo iba leyendo pensaba.....Que boludo el personaje....mirar todo dese una cámara, en vez de verlo con sus propios ojos...Gracias a Dios, se dió cuenta en el final. En fin, que importante es DARSE CUENTA, también en la "vida" de todos los días.

    ResponderEliminar
  21. Llegué aquí desde el blog de Incal... increíble tu relato... me gustó mucho...!!!

    ResponderEliminar
  22. A veces vivimos a traves de las ventanas de la vida de los demás que bueno que siempre podemos salir a la realidad como lo hizo él!
    Estoy segura que está perfecto disfrutando de cada segundo de cada día registrando en su retina la vida misma guardando los detalles en cada parte de su mente!
    Exclente post... un abrazo :)

    ResponderEliminar
  23. Se puso en marcha. Una buena decisión. yo también la he tomado.
    besos.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...