jueves, 29 de abril de 2010

REFLEJO DE IDENTIDAD


Era una caja común y corriente, simplemente una vieja caja de zapatos repleta de fotografías de distintas épocas, todas mezcladas. Sólo algunas llevaban inscriptas las fechas en que habían sido tomadas.
Fue una de esas noches de invierno y sueño liviano, una de esas noches cuando uno decide levantarse y darle por ganada la batalla al insomnio y prepararse un café.
Él se levantó en puntas de pie tratando de no desvelar a su compañera- tal vez casual, tal vez no-. Y tomó la caja suavemente guiado sólo por el tenue reflejo de la luz del pasillo ,que la puerta entreabierta dejaba penetrar. Un molesto chillido de la bisagra, le recordó una vez más que debía ponerle grasa, era una de las tantas cosas que tenía pendientes.
A tientas prendió la luz de la cocina y dejó la vieja caja sobre la mesa. Ensimismado, se puso a batir un café instantáneo mientras el fuego calentaba el pequeño recipiente con el agua. Y lentamente comenzó a mirar cada detalle de su cocina. Nadie podía dudar que se trataba de una cocina de hombre soltero, sin demasiada decoración, sin ése toque particular que una mujer suele ponerle.
De pronto, la sintió fría, solitaria, como nunca antes le había sucedido.
El café ya estaba listo, y como un autómata se sentó a la mesa frente a ella.
No estaba listo aún, por eso la dejó tal cual, sin abrir. Y se quedó con la mirada fija perdida quién sabe en que tiempo remoto o no.
Sus cuarenta y siete comenzaban a pesarle. Se cuestionaba todo lo hecho y lo que aún le aguardaba por realizar, asumiendo que tal vez muchas de esas cosas serían difíciles de concretar, pero que el deseo aún estaba. Tal vez en contraposición con la propia imagen que tenía de sí mismo. Imagen que curiosamente no era la que los demás tenían de él: tan seguro, sensible, responsable y creativo.
Sin embargo parece, que él siempre se miraba frente al espejo mágico sin lograr reconocerse.
De pronto el maullido de su gata, lo retrotrajo al tiempo presente y vio con desagrado que el café estaba practicamente frío, el cual bebió de un largo trago.
_¿por qué no me animaré?- pensó una vez más.
-¿por qué no puedo verme como me ven los demás?-
-¿es que acaso puedo estar tan equivocado? o ¿serán ellos los errados?...
Ya enredado suficientemente en sus temores y sus dudas, y casi por instinto, abrió la caja y comenzó a sacar las viejas fotos familiares.
Una sonrisa se esbozó en sus labios, al reconocerse con cuatro añitos nadando por debajo del agua como un pez, ante la vista horrorizada de su abuela que entraba en pánico al verlo. Recordó cómo le gustaba nadar y que era bueno para eso...Así, lentamente fueron desfilando bajo sus ojos montones de fotos diversas, cumpleaños, fines de cursos, graduaciones. Hasta que llegó hasta las que se encontraban en el fondo de la caja, un poco pegadas por la humedad.
Sintió una fuerte punzada en el pecho al prender el sexto cigarrillo casi consecutivo. Y una vez más se lo podía ver con la mirada perdida y una lágrima que sin pedir permiso, trasnochaba junto a él.
Con mucho cuidado trató de separarlas. aunque muchas quedaron arruinadas definitivamente con esas manchas de humedad que desfiguraban los rostros y las cosas. Una por una las fue mirando:
jaja, síii, acá estoy con mi madre!!!- ¿dónde era?- se pregunto-¡ si, esto era en San Clemente!, sí , en las vacaciones familiares. ¡Qué pequeño que era!... y yo tendría aquí unos.....¿seis?... ¿tal vez siete?...Si, si era San Clemente. ¡Ja si me habré clavado conchillas de mar en esa playa! - recordó sonriente-. Pero luego su mirada se opacó repentinamente. Prontamente recordó los pantalones largos, las remeras largas. Aquellos atormentadores baños a los que su madre lo sometía a fin de hacer desaparecer lo que no se podía. Aquella enfermedad en la piel que lo había visto nacer. Recordó con amargura cuantos llantos tuvo que padecer para que su madre considerara que era apto para ser visto, sin que ella sintiera vergüenza. Y recordó cada mirada clavada en su piel ajada, con apariencia de suciedad. Cada mirada de rechazo clavándose en su pequeña almita de siete años. Las lágrimas parecían brotarle como si realmente el tiempo hubiese vuelto hacia atrás. ¡ Nada más y nada menos que cuarenta años atrás!
Tratando de alejarse de esos años, se levantó bruscamente a prepararse otro café, mientras la gata se fregaba entre sus piernas acariciándolo suavemente.
Las horas habían transcurrido lentamente sin embargo el sol ya se asomaba por la ventana, estimándole los ojos ya irritados por el cansacio y el sueño. Corrió la cortina y volvió a sentarse, café en mano, a continuar mirando las viejas fotos.
Miró estremecido unas cuantas más y ya no pudo continuar. Lloró acongojadamene durante no se sabe cuanto tiempo, hasta que por fin secó sus lágrimas, respiró profundo y ya aliviado fue silenciosamente a ver cómo dormía plácidamente esa mujer que había estado con él. La miraba como quien admira la luna por primera vez y abre sus alas a la vida. Y mientras la miraba con estremecimiento y ternura, comprendió que las miradas pueden ser equivocadas, que pueden ser injustas depende de aquello que miren y cómo lo hagan. El ya no tendría para consigo la misma mirada que su madre.

miércoles, 28 de abril de 2010

ESCULPIENDO MI SER


El olvido se llevó la fecha y la hora..
Se llevó la lluvia o el sol de aquél día..
de ése día cualquiera..
cuando un cincel y un martillo
se convirtieron en aliados de mi alma.
El olvido se llevó la fecha y la hora..
de aquella primera y dolorosa vez
que ambos hincaron sus filos sobre mi corteza
agrietando la superficie tan uniforme pero reseca.
¡El olvido se ha llevado tantos días, tantas horas...!
Sólo queda la rembembranza de aquél primer día
donde la escultora comenzó su obra..
Incierta, tan incierta como la lluvia o el viento.
El olvido se ha llevado también, la sangre derramada
con cada cincel clavado en la valiosa pieza a moldear.
Y por ser él -el olvido- olvidó llevarse, la pasión.
Olvido llevarse la persistencia y el deseo.
Y cómo un fantasma desapareció,
olvidado en cualquier éter,
en cualquier sombra trasnochada,
mientras el mismo cincel y el mismo martillo
realizaban la obra de dar forma..o tal vez sentido..
Y dibujaron en el bruma las notas de un piano...
y trazaron los signos de mil silencios..
Pero a ellos también se los llevó el olvido
reaparecido misteriosamente ,
en el rincón de las cosas perdidas.
El olvido se llevó la fecha y hasta la hora..
en que el sol retornaba a su sueño profundo.
Dejándome al reflejo de una bella luna llena..
blanca como un bloque de yeso virgen sediento
de amor..
El olvido se llevo la fecha y la hora,
más no logró llevarse mi empeño,
en darme forma, la mas linda que he tenido
la mejor que pude..
El olvido se ha llevado muchas cosas,
mas hoy yo le cuento, que no ha logrado
llevarse lo más preciado- Justamente por olvidadizo-
la valentía de animarme a animarme;
de mostrar mi corazón y lo que en él late.

domingo, 25 de abril de 2010

PERDIENDOSE EN LA BUSQUEDA...


Ya muchas personas le habían mostrado su foto, sin lugar a duda debería poder reconocerlo a simple vista. Es que casi se había convertido en una obsesión el hecho de completar su trabajo. Sin lugar a duda era la responsabilidad y el cumplir uno de los mandatos familiares que más se habían enraizado en su mente.
Tal como se lo había propuesto, a las cinco en punto se quedó parada en la esquina de Corrientes y Callao. Justo a la hora de salida de los bancos y de las oficinas en general. Las angostas veredas del centro se hallaban atestadas de figuras cuyos rostros parecían portar máscaras, si, máscaras blancas, todas iguales. Y pensó que le sería muy difícil poder reconocerlo. Entonces comenzó a prestar atención a las vestimentas, tal vez podría diferenciarlo a través de ellas pero sin embargo no fue así, todos lucían igualmente distintos. Nada que pudiera llamarle la atención.
Miró el reloj y tomó conciencia que el cielo no le estaba mintiendo, ya eran cerca de las seis y media de la tarde. Pero ella no se daría fácilmente por vencida, fracasar en su encuentro significaría que su imagen ya no sería la misma ante los demás. ¿Qué opinarían de ella?... y en definitiva, sabía que se sentiría muy mal de no haber logrado su cometido.
Poco a poco la transitada esquina fue quedándose sin transeúntes, sólo los mismos habitué de los tradicionales cafés de Buenos Aires, tal vez románticos incurables, poetas solitarios o quizás ese hombre pasado en copas que recostaba su cabeza sobre el vidrio de la ventana de aquél bar, sucio y viejo.
Ya un tanto preocupada, viendo que la noche se aproximaba y cada vez hacía más frío para continuar aguardando, miró nuevamente su reloj, que descaradamente le dijo que eran las diez de la noche.
Casi con resignación, miró nuevamente la foto, aquella que tantas personas le habían mostrado y cuyas voces no habían dejado de decirle que no cejara en buscarlo o esperarlo (en todo caso era sólo una cuestión de formas y no de fondo). Sacó su chalina del bolso y se la colocó al rededor de su cuello. Hizo un espacio en el pequeño bolsillo del mismo y guardó la foto. Buscó el pequeño monedero y sacó las monedas justas para tomar el subte y volver al barrio que la había visto nacer. Y mientras caminaba hacia la entrada del subte, no podía dejar de mirar hacia atrás, con la ingenua esperanza de que tal vez, se estuviera retirando unos minutos antes y así se perdiera la posibilidad de hallarlo.
Pero por más que mirara y mirara la calle, no divisaba más que aquellas personas que sin hogar, comenzaban a acomodar sus colchones sobre los cartones que intentarían protegerlos del frio impiadoso, en la entrada de algún edificio. O bien, los hirientes niños que sentados en los umbrales de los negocios ya cerrados, consumían droga y reían desaforadamente.
Ya estaba cerca de la estación de subte, pero por falta de costumbre de viajar en él, no sabía que ya se encontraba cerrado. No conocía bien el centro y se sintió desorientada y perdida. A tal punto que se cuestionó severamente el porqué había ido en su búsqueda, en definitiva se sintió tonta.
Volvió a observar a esos viejos linyeras y a los niños sucios y drogados, unos durmiendo la mona y los pequeños riendo por no llorar.
Estuvo a punto de preguntar qué linea de colectivo podía llevarla de regreso, pero sólo atino a hablarle a un viejo que aún no dormía y que se encontraba bebiendo una grapa, tratando de entrar en calor.:
-¿Señor?... ¿Señor?...puedo preguntarle algo - dijo tímida y temerosamente (nunca se sabe como pueden reaccionar estas personas).
-¿Tiene un cigarro señora?- pregunto con su voz ronca de alcohol ,frío y cigarros.
_eh, si, si, ya le doy- contestó ella con la intriga de porqué le habría llamado señora.Y revolviendo su bolsillo derecho sacó el aplastado paquete con tres cigarrillos y se los dio al hombre.
-Ah!! , gracias querida- dijo con una sonrisa que sólo dejaba ver huecos en su boca.
-No... no hay porqué, disculpeme le puedo preguntar algo?- volvió a insistir.
-Mija, ¿no quiere sentarse acá?- no está tan frío , tengo varios cartones.
Ella acepto, pensando que bueno, el hombre no parecía agresivo y al fin y al cabo había perdido ya tanto tiempo que no importaba un poco más.
-Tómese una grapita- la va a calentar- dijo amigablemente.
-Gracias, digame, como es que un hombre tan amable como ud,. termina así? , disculpe si le molesta mi pregunta- dijo ella cálidamente.
-Le cuento una corta historia cuando yo era joven, creía en el amor y lo busque, y lo esperé y muchos me mostraron que se podía hallar el amor. Así fue que un día vine a la esquina de Corrientes y Callao a encontrarme con mi amor y aquí estoy señorita, aquí estoy.

jueves, 22 de abril de 2010

LIBERTAD CONDICIONAL (hologramas de barrotes)


Sentada en el rústico banco otoñal, pensaba si acaso esta estación del año sería prima hermana del sol, tiñiendolo todo de dorado. Pensaba también que tal vez fuera el sol del ocaso en el horizonte de mis sentimientos bañándolos de oro. Y de pronto esa fotografía esculpida en mis suspiros, se topaba con los barrotes disfrazados de árboles. Y allí me encontraba sentada en el desvencijado banco de madera dentro de mi propia celda . Celda de construcciones prehistóricas limitando mi vuelo por los cielos razos pintados de algodón .
Sentada en ese rústico banco otoñal, grite llamando al guardia, quien con extraña amabilidad me respondió:
--Sí piba,¿ que necesitas?- dijo con rostro de aburrimiento.
-Ud.....Ud...¿podría ayudarme a buscar la llave?...-contesté temblorosa, suponiendo que vendría lo peor.
_Piba, ¿vos me preguntas por TU LLAVE?- contestó con un gesto que me costo distinguir si fue de cierta ternura o de ironía sutíl.
-Si, jefe, de ésa le hablo. Esa que de tanto dorado que hay por todos lados no logro encontrar. Si, ya sé lo que me va a decir: "que fuí yo quien la tiró hace muchos años, que va a ser difícil encontrarla"...-le respondí casi arrepentida de haberle hecho esa pregunta, más aún cuando recordé que el jefe no dejaba puntada sin hilo y que inmediatamente aprovecharía la oportunidad de recordarme una vez más que me encontraba allí por mí misma.
_¡jajajaja! pero mira vos! la piba...¿ había estado graciosa eh?- exclamó tan sarcasticamente que las lagrimas comenzaban a brotarme como una gotera de inverno sobre la cama tibia.
-¿Eh...¡.para un poco piba, que no te hice nada!.. -respondió mientras se acomodaba la vicera de la gorra .
-Si ..jefe ...discúlpeme...es que sabe...¡hace tanto que estoy aquí!- balbucé timidamente al compaz que secaba las incipientes lágrimas. A ellos nunca le gustaron las lloronas, siempre tenían alguna represalia hacia ellas. Pero por alguna razón desconocida para mí, ese día Francisco estaba distinto, algo distinto , por lo menos así me pareció en ese momento.
_Jajaja, piba....me parece...que hoy, es tu día de suerte. Estoy de muy buen ánimo y ya no tengo ganas de verte más esa cara de sufrida. Así que vamos a hacer una cosa: vos me contestas bien dos o tres preguntas que te hago, y si lo haces bien, te doy una respuesta. ¿te va el jueguito?- dijo mientras sus risotadas se multiplicaban en miles como habitantes de los árboles, arbustos y troncos que pudieran encontrarse por la zona.
-Y si...que podría perder jefe?...
-Bueno, a ver nena, dejame que piense un poquito- decía con voz suave al tiempo que hacía todo lo posible por alcanzar rascarse la espalda.
-Ya está , ya te tengo tu pregunta_
-Diga Jefe, diga no más-
-¿hace cuanto la perdiste?-
-Mmmm, y casi ni me acuerdo, creo que apenas que me trajeron a este sitio. ¿no fue justo a Ud. que se la dí? Sí fijese que sí, fue a ud., cuando los dos eramos muy jóvenes todavía...
-Bien, vas bien nena. Va la otra y fijate bien lo que vas a contestar eh!: ¿qué harías con la llave?- dijo Francisco con una mueca pícara en el rostro.
-¡Don Francisco!, ¿que puedo querer hacer?... ¡Salir de aquí Don, salir de aquí! Mire está por llegar el invierno y yo todavía sigo aquí!...
-Buena respuesta nena,¡ muy bien.!- : y ..¿qué harías al salir?..- preguntó mirándome serio.
Su actitud me generó una total incertidumbre ya que él jamás había tenido essos comportamientos tan humanos. Creo que fueron muy pocas las veces que habíamos hablado así.
Miré a mi alrededor...y le contesté:
-¿Sabe que haría don Francisco?- Miraría profundamente los ojos de quién amo y sin más verguenza se lo diría casi a gritos silenciosos. Estiraría mis alas para abrazarlos. Libertaría mis sensaciones aprisionadas con tanto esmero y ellas volarían de flor en flor, recorriéndolas una por una. Degustando su polen vigoroso. Libertaría mi alma de los falsos pudores, de las hipocresías, y me lanzaría a disfrutar de la vida y ya nunca más callaría el amor.
Ay piba, que excelente respuesta me diste!- contestó entusiasmado.
--Bueno, don Francisco, ¿me va a decir o no donde puedo encontrar la llave?--
-Con paso lento y sereno, se acercó hasta las rejas y me incitó a que caminara hacia él.
-Piba, empuja la reja.- dijo mirándome fijamente a los ojos.
-Sí, si empuja la reja no más e digo!...
Yo respiré profundo y empujé la reja y ah que sorpresa !la puerta estaba abierta!...Siempre estuvo abierta.

martes, 20 de abril de 2010

GOLPE EN TINTA CHINA


Una garra invisible arrasó con furia
los escritos por venir que yacían
gestándose sobre mi escritorio.
Increíblemente derramó el tintero
sobre el blanco y puro papel
ahogando mi alma... dejándome negro el corazón
Dejándome sin aliento,
sin palabras...sin dibujos, fotos
o imágenes.
Lo más doloroso es que fueron sus garras.

sábado, 17 de abril de 2010

ENTRE DEMONIOS Y ANGELES


Quién pudiera dibujar el sol mas radiante
sin pintar la noche más cerrada!.

¡Quién pudiera sólo acariciar maizales
por aquellas sembradas praderas
donde los cardos son solo rumores.!

Quién pudiera despertar albores
de azahares y pensamientos.
¡Quién pudiera....Ah!!! quién pudiera...!

Si... apenas logro entreabrir
los párpado del alma,
entrecerrando sentires
para acallar tornados...!

Ah!!! ...Quién pudiera!
escapar a este dulce tormento
de pinceles y acuarelas,
de rojos fuego y negros azabaches!!

¿Acaso será ella la culpable?...
¿Acaso será la misma luna
que alumbra y se esfuma,
la que alimenta las letras de aquél
que el papel cincela ?...

¿Acaso será la misma luna
que despierta lobizones
o amores redentores
que amanecen en rosas y jazmines?.

O será tal vez ,un destino tormentoso
de pasión arrasadora
que enfervoriza la sangre,
tinta indeleble de sentires profundos.

¿Acaso será imposible escapar
a la tragedia escondida en cada poeta,
en lienzos al oleo
o arcillas de voz?...

¿Acaso será la luna...?
¿Acaso será su ausencia?...

O tal vez ... será irremediablemente
la vida misma
expresada en lágrimas
perfumes y letras.


TERROR EN EL SILENCIO DE LA NOCHE


Una lágrima entre las rejas de mi pasado
sabiendo a gris plomizo
habitante de la tenebrosa oscuridad
de los sueños nocturnos
sales, te escapas de tus carceleros
como el viento se filtra por las rendijas
de aquella vetusta ventana.
Silenciosa...te refugias
en trocitos de memoria
y me cuentas...
más... ya no puedo saber.
Hay una lágrima entre los retazos de mi memoria
hiriente como acero de la fragua,
ácida como revoltijos inhumanos
de dolor inconmensurable.
Lágrima de acero
sin ningún hombro de terciopelo...
sin ningún pecho de algodón...
Sólo las grietas de una piel que te cobija
tan gris y plomiza como tú.
Sólo un papel en blanco
y un grafito esbelto dibujando
tal vez el sepulcro donde mores en paz.

martes, 13 de abril de 2010

QUINCE MINUTOS DE GOTAS ENTRE LOS DOS



Ellas... cayendo impertinentes,
sugerentes...
Ellas obedeciendo a su predestinado final
mojando las aceras solitarias
salpicando los empañados cristales
de mis ojos en los tuyos.
Ellas...ellas...
gotas de savia dulce sobre mi deseo
en la distancia....
sobre los anhelos entrelazados
de negritas y cursivas esculpidas
como si fuera el cincel de Miguel Ángel...
trabajando las arcillas de mi pecho
Ellas....entretejiendo el edredón
de tu piel ...junto a la mía,
en susurros sudorosos
en susurros trasnochados de ausencias.
Cielo gris, encapotado de intimidades
como abrigo a mis soledades confesas.
Cielo gris, hermosamente gris
oliendo a azahares...
oliendo a miel mezclada con mi esencia,
sabiendo a néctar
entre los ensueños de mis labios entreabiertos
con el sutil roce de tu mano por mi pelo...
Cielo gris de gotas danzantes..
con giros de vaivenes rítmicos entre tú y yo..
abrigo silencioso de latidos sofocados.
Ellas obedeciendo el mandato de natura
saturando el leve espacio entre tu cuerpo y el mío.
Ellas... roció frutal... manantial de encuentros
disfrazados de sabanas de seda,
bordadas en negritas y cursivas...
Ellas prontamente arrazaron con furia
las hojas estremecidas de los árboles
salpicando casi irrespetuosamente esa ventanilla.
Y casi como presenciando la muerte...dije
..próxima parada...
Próxima parada.. por favor...



lunes, 12 de abril de 2010

CAOS DE MARRÓN CHOCOLATE


Dibujo de Luis Merce - Amor a Primera Vista




Fueron ellos los culpables,
dagas invasoras
desde mis pupilas.. apenas reticentes..
hasta el centro de mi plexo.

Fueron ellos ,tremendamente marrones...
tremendamente profundos,
tremendamente únicos...

Y por más que busque otro culpable...no lo hallo.
fueron sorpresivamente.. ellos.

Ellos los subversivos del orden...
subversivos de lo correcto...
subversivos de lo permitido...

¡Ahhh!!...indolentes subversivos penetrando mis
células, moléculas, glándulas...
Sacudiendo mi aliento agitado por la marea de tu mirada
,tremendamente marrón oscura...
.y eso que el marrón es tierno...abarcativo...sereno
dulce como el chocolate disolviéndose en mi boca...

Escombros bajo mis pies, removiéndose como látigos
azotando mis piernas temblorosas.
Sin duda fueron ellos los culpables

de mi mutismo... de mi parálisis implosiva!!!
confabulados en segundos
ellos se tiñeron de suave rosa espumoso,
vibrante rosa húmedo
ventana de caos en blanco marfil sonriente!!!

Jamás volvió a reinar la paz en mi
desacompasado rejunte de hormonas danzantes...
Jamás la paz volvió a reinar tan maravillosamente
como aquel día donde el caos fue el rey.

viernes, 9 de abril de 2010

EL TEMIDO LABERINTO DE ESPEJOS


Una tierna sonrisa se me dibuja en el rostro recordando algunas cosas de mi niñez. Recuerdo las salidas al Italpark , mis juegos preferidos y los otros, los que me daban miedo. Uno de ellos, sin duda, era la montaña Rusa, que comparando con las que existen hoy día era un hazme reír, pero lograba atreverme aún con ese malestar en el estómago. Pero el fatal, al que nunca entré, era el laberinto de los espejos, me aterrorizaba no poder salir, quedar atrapada en el medio y que tuviera que empezar a los gritos pidiendo que me sacaran jaja, que vergüenza!!! Así lo sentía yo... mientras que realmente deseaba entrar y me daba una envidia terrible ver como los demás entraban y salían!!! .... y yo ahí ... mirando! Igualmente disfrutaba mucho de otros juegos, por ejemplo, me encantaba el Super8 en el que pisaba el acelerador a fondo y tomaba las curvas bien cerradas. ¡Qué placer!!!.... Y ni hablar de los autitos chocadores, esos sacudones que me dejaban doliendo todo pero con ver la sonrisa de mis amigos, nada más importaba.
Una tierna sonrisa se me vuelve a dibujar en el rostro, al pensar que la vida me dio la posibilidad de animarme al laberinto de los espejos. Desde ya que muerta de miedo como en la niñez. No sé bien cuando comencé a recorrerlo y a tratar de diferenciar los falsos reflejos de mi imagen real, empujando un espejo tras otro para descubrirlo, hasta finalmente lograrlo. No sé si fue mi impresión, debido a estar muy mareada por tanto brillo y reflejo, pero a medida que avanzaba iba reconociendo diferentes imágenes de mí misma, costados de mí que desconocía, de los cuales muchos no me gustaron y otros tantos me asombraron muy agradablemente.
De pronto lo tan temido sucedió, no lograba avanzar más, me encontraba atrapada por mi misma y por más que atinara a empujar espejos no lograba encontrar el camino por donde seguir. Tal como en mi fantasía de niña, comencé a gritar lo más fuerte posible pidiendo ayuda,¡ que alguien me orientara!... que alguien que estuviera por delante de mí me indicara por donde poder continuar. Y sucedió algo que en mis temores mas remotos no existía como posibilidad, alguien respondió... y me fue guiando, incluso me ayudó a diferencias las falsas imagenes de la verdadera.
Una tierna sonrisa se me dibuja en el rostro, al darme cuenta que hoy día sigo jugando, descubriendo tantas facetas diferentes y rompiendo el hechizo maléfico de aquellas imágenes que sólo guardan fantasmas.
En éste gran parque de diversiones que es este planeta, ya entré al túnel fantasma, ya anduve a alta velocidad y ahora me dedico a recorrer el laberinto de los espejos, ya sin tanto miedo, porque cualquier cosa grito y alguien me ayudará.

jueves, 8 de abril de 2010

LAGRIMAS DE SANGRE COMPARTIDAS -(cuando la historia sigue doliendo)

Como un pájaro libre, de libre vuelo
Como un pájaro libre, así te quiero
..........Canción de Mercedes Sosa..



Sangra mi alma los hijos de tu tierra...

que son los mismos hijos de la mía.

Sangra mi alma por esos pájaros

a los que amputaron no tan solo sus alas,

amputaron su espíritu,

Amputaron su nido mas preciado

y su vuelo migratorio hacia los parajes más deseados.


Sangra mi alma los niños de tu tierra...

Las madres de tu tierra...

Como lloraron mis niños y mis madres...


Sangra la tierra sus hijos perdidos

hurtados,

olvidados.


Una lágrima sangra de mi historia..

de nuestra historia compartida de dolor eterno...


Una lágrima sangra y se extiende cruzando océanos,

abrazándoles.

Juntándose con tantas otras que

se ha formado el mar de

la infamia no castigada...

de la infamia de aquellos que continúan

sangrando hijos de la tierra.


Caminos de sangre nos unen

Clamando memoria..

clamando justicia...

clamando las voces en alzas!!!


miércoles, 7 de abril de 2010

HE GANADO POR TODO LO PERDIDO - PARTE II ( porque no es lo mismo perder que ser un perdedor)

Casi ... es casi... es "estar a punto de..."
Pero ella se quedó viviendo dentro mío...
como un ángel guardián...
como el guardaespaldas de mi alma y mi razón.
No la perdí en las tinieblas de todo lo extraviado...
no la perdí...!!!!
Y como si fuera una niña me asombré
al escuchar una voz amiga diciéndome
casi como en susurro de paz:
"¡Mira....mira detrás de ti! ¿puedes distinguirla?...
¡Sí.. es ella!... tan de carne y hueso como tú..
Y siempre ha estado junto a ti,
Atajando los golpes obstinados en perdurar,
absorviendo lo incomprensible (eras tan pequeña)
que ella lo hizo por ti...
¿puedes divisarla?... ¿puedes sentirla?...
ella aún sigue allí...
diciéndote ": ya has crecido, y yo ya he hecho mi parte
gritándote, llorándote su cansancio de luchadora silenciosa.
Mi amiga continuaba enfrentándome al espejo mágico
de recuperar aquello que perdí no por dejarlo,
sino por no soportarlo...
Y continuó diciendo:" Mírale el rostro, está cansada
de hablar por ti, de sufrir por ti, de sangrar por ti..."
Sus palabras y el espejo me dejaron atónita...
yo, que la hice culpable de casi todo.
Que la castigué tan duramente como me fue posible...
vi, por primera vez su lágrima surcando su rostro fiel.
Ella, mi hada madrina, mi protectora, mi guarda espaldas...
transitó por mí los caminos de fuego sin memoria...
transitó la locura para salvar mi mente...
y yo que la castigué tanto!!!...
Tiempos insondables de creerme perdida en los laberintos,
cuando era ella la perdida, aguardando que la encontrara...
Tantos años sintiéndome tan sólo una perdedora profesional,
ella guardó todo...todo...lo lastimado, todo lo sublime también
en una bella caja de pandora.
Ayer la miré a los ojos creo que por primera vez
en muchos lustros...
Y allí estaba, aguardando y al verme un tanto aliviada...
por fin podría darme la dura carga que llevaba en mi nombre...
¡Cuánto le debo!...aprendere a cuidarla ...
- ya está cansada-
Estiró sus alas y me dió la caja de lo perdido,
susurrándome al oído:
Tú no eres una perdedora...pues has llegado hasta mí.
Tu habrás perdido el camino muchas veces...
pero finalmente me has hallado.


martes, 6 de abril de 2010

HE GANADO POR TODO LO PERDIDO




He perdido casi la mitad de mí.
He perdido casi mi peor mitad.
La he perdido... seguramente la habré dejado casi olvidada en alguna de las excavaciones
de tantas ruinas visitadas.
Seguramente allí la he perdido, pero a cambio me he llevado piezas valiosísimas,
aquellas que había creído perdidas, irrecuperables.
He perdido casi toda mi vergüenza...
la tonta se habrá quedado escondida en algún agujero.
Pero no extraño casi nada de lo que he perdido,
porque casi siempre me he llevado algo mejor.
Me he llevado la frente en alto, la mirada franca, aunque opacada por el fino polvillo de cada ruina visitada.
¡Y he perdido tanto! ....entre cosas, seres y afectos
... que casi .. casi... pierdo la memoria.

domingo, 4 de abril de 2010

PERDIDA EN LA GALAXIA (balance en rojo-hablando conmigo misma)

La madrugada ha entrado ya en su plena madurez, y en la casa reina el silencio. Las habitaciones se encuentran cobijando a sus amos y señores y yo estoy aquí, frente a mi pequeño mundo girando y girando en torno a sentimientos. Girando como un planeta alejado de cualquier otro. Como una galaxia desplazándose en el universo, quizás con un destino predeterminado, no lo sé, a veces parece que sin rumbo cierto.
La cálida luz de la lámpara ilumina mi teclado, y la música de kitaro suena en el reproductor. Y yo aquí, sola, dentro de una soledad no acompañada. Aliviada por el silencio y la paz reinante, aura de mis circunferencias donde crezco, respiro,me ilusiono o simplemente me observo en el espejo de mi alma.
Y me debato entre la esperanza y la resignación, con movimientos lentos casi imperceptibles, como la galaxia que me abarca, me contiene y de la que minúsculamente soy parte.
Mis ansias mas profundas sueñan con alguna dulzura susurrada en mis oídos, con una mirada que pueda decifrar mi interior y yo el suyo.
Sueñan con el calor tibio de su piel abrigando la mía. De sus labios rozando mi cuello como un satélite girando casi imperceptible. Sueña con mi boca buscando la suya íntegramente, como la brisa mueve las blancas cortinas en un vaivén que es caricia.
Sueñan con sus manos, tan suaves, como plumas, tan fuertes, como la madera, cobijando mi cuerpo y mi alma.
Ellas sueñan y sueñan mucho, transportadas en la inconmensurable bóveda nocturna, rebosante de estrellas y constelaciones que iluminan la oscuridad reinante por dentro y por fuera.Total todos dicen que soñar no cuesta nada... Hasta que el sol...que más que calentar, quema, me dice que despierte...y veo que ya no me quedan mas cigarrillos que fumar, que debería dejarlo, que los tiempos se acortan y ya no puedo equivocarme tanto. Ah!, maldito día, sol impiadoso que me has despertado!!!!
Infinitas existencias conviviendo en una misma ciudad, un mismo país, un mismo planeta, una misma galaxia. Universo poblado de seres, y sin embargo tan solos, o tan sola (aunque reconocerlo así duela más).
Miro el contador de visitas del blog y mientras el planeta gira, me indica que hay un visitante, que en realidad soy yo. Que mejor descripción gráfica de mis sentires, y me quedo mirándolo fija, como esperando no sé qué cosa.Como si acaso, más números en el marcador indicaran que estoy menos sola, qué ridiculez!
Y vuelvo a poner mi atención al planetita que gira y pienso,que en todo este planeta no he encontrado a quien me ame y yo ame también.
La madrugada comienza a avanzar en su madurez y teme que sol la desplace. Y yo, al igual que la madrugada, me siento más cerca de la salida del sol, que interrumpe mi entresueño.
Y entonces trato de balancearme y logro reconocer que he ganado más de una batalla, y he salido triunfadora y con honores...pero estoy perdiendo la más importante para mí...la bella guerra del amor apasionado y permanezco observando el universo, aguardando que tal vez la vida me sorprenda y estalle un sol iluminando las constelaciones que aún aguardan en mi piel y en mi espíritu.
Y me sincero conmigo misma sabiendo que difícilmente se haga realidad mientras me conecte con el universo desde mi telescopio cibernético, iluminado tibiamente por la lámpara del escritorio.



Las palabras, a veces también tienen que descansar. Se han quedado escuchando música, tal vez suavizando sus bordes. Hoy comparto lo que para mí son dos bellas interpretaciones de LUCIANO PAVAROTI
Que disfruten el día. Un beso a todos mis amigos blogueros.

jueves, 1 de abril de 2010

ELLA, LA HABITANTE DE LA SELVA...


¿Qué extraña magia tienes sobre mí?
Me tienes a tu merced
en un vaivén de vientos huracanados..-
o acariciando el contorno de mi rostro
haciéndote dueña de mi pluma,
de mis letras.
Desenmascaras las bifurcaciones de
mi dicotomía constante...
¿No ves acaso que los temblores
sacuden mi ser de un extremo a otro
víctima de tus voluntades?
-casi siempre sabias-.
Y deambulo como sonámbula por los senderos
de los bosques donde habitan los duendes..
bosques de arcillas mojadas,

de tierras pantanosas...
Y te escondes entre los arboles,
las lianas y esas preciosas casitas
con
sombreritos a lunares de colores..
Y vuelves renovada para una vez más,
a poseer mi espíritu y mi mano.
Hechizando las letras que juegan
contigo a las escondidas,
hasta darle forma de sentimientos
(mis sentimientos)...
Vieja loba o niña traviesa
me invades y posees a tu antojo...

Debo saber quién eres...
pues no puedo llevarme tu mérito...
dímelo, aunque más no sea susurrandome al oído.
¿Serás acaso un ángel
que de tanto en tanto hace
travesuras en mi mente?...
Tú decides cuando tomas el timón de mis letras,
de mis años, de mis tiempos.
Eres la directora de orquesta en
mis conciertos de palabras.

-¡No, no me enojo! jaja, claro que no,
¿ Cómo habría de hacerlo?

si tú eres quién rompe mi inercia inmovil.
Quien llama a mis sentidos a despertarse
por las mañanas y por los bellos atardeceres.
¡Ah, sin duda me tienes atrapada!
tan a tu merced
que ruego jamás me abandones..
Encuentro mágico
con aroma a paraísos.
Con gotas de savia rodando por mis mejillas.
Si, ya sé...podría seguir escribiendo eternamente
hasta que tú lo ordenes o tan solo
te esfumes en el éter
dejándome el pecho hueco y vacío,
los ojos secos y las sonrisas ocultas.
Se intuye tu presencia
cuando los grillos comienzan a cantar,
las luciérnagas titilan como estrellas
y los dulces chimpances se balancean
como en un saludo ritual a tu presencia etérea
.
Y cuando definitivamente te encuentras
junto a mí
la selva de los sentimientos chispea feliz.

Tú llegas y yo inspiro profundamente,

y tu magia me hace exalar
las letras combinadas que aquí plasmo.
Tú eres la implacable imagen de mi reflejo.




CUANDO EL PASADO HABLA EN MI CUERPO.- reposición..


...los sonidos se mezclan,
como ríos tumultuosos
arrasando mi silencio de armonías.
Y duele ... duele la herida
que sangra espontáneamente,
que explota como un volcán de sangre...
candente como la lava
oculta en las profundidades que apenas reconozco.

Demasiado ruido...para preguntarle...

Tal vez demasiado estruendo
para no oir la respuesta.
Ríos de lava hecha sangre...
quemando mi cuerpo y mi alma.
Hablando por mí, diciendo a gritos
en su rojo idioma indescifrable.

Deberé descender hasta tu centro,
mi núcleo.
Deberé llorar a su lado,
y quemándome las manos y el alma
deberé de curarle y
con lágrimas apagar su llanto de sangre.

Los sonidos se mezclan
como ríos tumultuosos
arrasando mi silencio de armonías.
Y duele ... duele la herida
que sangra espontánea.

Pareciera que yace inherte
pero sólo duerme... duerme
agazapada en el centro de mi niñez,
agazapada en los escondrijos
de este cuerpo y de esa niñez agrietada.

Ríos de lava y sangre
por las laderas de mis sentimientos
sin tiempo, sin aviso, sin permisos concedidos.

Ríos de lava y sangre

quemando mis laderas,
arrojando cenizas a mis días,
endureciéndose en el tiempo.

¡Cuanto anhelo las palabras
que aún no pronuncio!
¡Cuánto anhelo...convertir
estos ríos de lava y sangre
en ríos de letras hilvanadas en
lágrimas !
Y que surjan como los ríos
descendiendo las laderas
dándole de beber a esta
montaña herida...




SOLO ME PUSE... OTROS LENTES...


Sentada en la orilla de este hermoso día
respiro profundo la soledad armoniosa
de estar conmigo misma.

Sentada en la orilla del mar de la humanidad
miro el horizonte aún con esperanza...
nada ha cambiado...solo llevo puestos otros lentes.

Sentada en la orilla de mi paz
el asombro de lo inexplicable
acaricia mis costas,
como un universo sin tiempo.

Renaciendo en las costas de lo mundano,
de las trampas colocadas por mi misma,
vislumbro el horizonte.

Renaciendo, como el ave,
surcando libre por los recovecos de mi alma
y no hay nada especial,
sólo la inmensidad y yo.

Sentada a la orilla de esta página en blanco
veo aparecer los colores,
aún en este día gris y casi lluvioso.

Y como agua bendita
me bañan marejadas de paz.
Aquí, aguardaré el tiempo suficiente
para que no se escurra entre mis dedos
la caricia del salitre y el yodo.

Indefectiblemente sobre el horizonte
el sol se irá a dormir,
yo le guardaré un lugar en mis huecos
Y mañana, trataré de mirarlo de frente
invitándolo a permanecer en mi horizonte.



LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...