domingo, 27 de junio de 2010

LATIR DE MUSAS




Con la liviandad de la brisa
cabalgué sobre negras y redondas,
sobre trinos de esperanza
esparciéndose en mi alma.

En mi alma de vuelo silencioso
los acordes jugaron a ser yo..
en patios cercenados
en abrazos esquivos.

Con la liviandad de la brisa
mi ser desplegó alas
partiendo hacia el infinito amor
refugiado en los laberintos de las musas.

En mi alma de vuelo silencioso
los acordes furtivos jugaron a las letras
gestando para mí un nido, un amor,
un hogar donde poder ser.




miércoles, 23 de junio de 2010

LEJOS POR UNOS DIAS

Quridos amigos, estoy con algunos problemas en mis cervicales por lo que seguramente estaré alejada de la compu por unos días. Tal vez no sean muchos, pero no podré visitarlos y menos subir post.
Espero recuperarme pronto, les dejo un beso grande.

domingo, 20 de junio de 2010

EL HOMBRE DE LA ESQUINA


Estaba cansada de tanta rutina, sobre todo en ese lluvioso otoño de 1985.
Decidió que debía realizar un cambio en su vida, que a los treinta y cinco años, sentía atorada en un paredón de silencios oscuros y calurosos.
Tomó su agenda, aquella, que había guardado cuidadosamente, y buscó la solapita de la letra D, buscando el teléfono de Diego. Prendió el décimo quinto cigarrillo, se sirvió una medida de wisky y se sentó em el sillón del living, mirando la noche lluviosa a través de la ventana del primer piso.
La madrugada le corría por la mente y las venas como nunca antes le había sucedido. Tal vez fuera el efecto del wisky o el brillante asfalto húmedo, sensual como las gotas de agua que cubrían su cuerpo desnudo, aún envuelto en el toallón. Memorizó el número telefónico y abandonó la agenda en la mesa ratona, apenas iluminada por la tenue luz de una lámpara de pie. Dio una bocanada profunda al cigarrillo, y se colocó una bella bata de seda gris sobre su naturaleza, ajustándola apenas con un lazo en su cintura. Apagó lo que quedaba del consumido cigarrillo y soltó su frondosa cabellera morocha, mojada todavía, acercándose a la ventana y descorriendo sutilmente la cortina, para mirar una vez más a ése hombre que siempre la obsevaba desde la esquina. La luz del alumbrado se reflejaba en su rostro y en su escote profundo, visible desde los recónditos escondrijos de las miradas deseosas.
Ella quería escapar de su rutina y cayó en el ritual nocturno de ése encuentro extraño a través de su ventana, con aquél desconocido que erizaba su piel, siempre, siempre, acompañada por la caricia de un buen blues. Y sus miradas se clavaban a la distancia atravesando cristales y llenándola de brasas en su interior anhelante.
Y luego de esos minutos de encuentro de deseos en la distancia, se dormía cayendo en un profundo sueño que la transportaban a la hoguera de roces y estertores.
A la mañana siguiente llamó a Diego, ese viejo amigo que siempre estaba a su disposición y que justamente trabajaba en la policía, para pedirle que investigara a ése extraño hombre de la esquina. Lejos de querer denunciarlo por acoso o algo parecido, quería conseguir datos de él. Diego estuvo dispuesto a brindarle la ayuda que le había solicitado, pero antes le aclaró que debería estar dispuesta a escuchar la "verdad" de sus averiguaciones, que tal vez pudieran desilucionarla. Ella aceptó sin dudarlo un instante y tras mantener el mismo ritual durante unos cuántos días seguidos, su fiel amigo por fin la llamó para que se encontraran en una confitería del centro, esa misma tarde, donde él le informaría todo sobre aquél hombre.

Las noticias no fueron demasiado gratas para ella, aparentemente, era alguien a quien la misma policía había estado buscando por merodear y molestar a las mujeres de distintos barrios y distintas edades, por lo que él le dijo que lo lamentaba, pero que debería dar aviso a sus superiores.

La noticia no pareció inquietarla demasiado y al llegar a su casa esa noche, nuevamente propuso el juego de la seducción, pero esta vez, determinó que debería llegar más lejos: si, concretar sus deseos. Fue entonces, que al estar frente a la ventana y mirándolo con una mirada capaz de capturar a cualquiera, le hizo una seña para que subiera a su departamento.Impaciente, vió como él tiraba su cigarrillo y comenzaba a cruzar la calle en dirección a su edificio. Su corazón comenzó a latir, más fuerte aún de lo que ya lo estaba haciendo, y con total determinación fue hasta el portero eléctrico para observarlo mediante el visor de la cámara de seguridad y así poder abrirle la puerta.
Sonó el portero eléctrico y un hombre muy bien vestido, con algunas canas en su corto cabello abrió la puerta, mientras se escuchaba la voz de ella diciendo: es el 1ro. A.
Ella lucía esa noche, otra bata de seda color salmón sobre su piel todavía húmeda y el cabello recogido con un broche. Sus ojos negros brillaban más que nunca.
Dejó la puerta entre abierta y al escuchar que la misma se cerraba, salió de la cocina y en la penumbra del living, se paró frente a él mirándolo fijamente a los ojos, mientras delicadamente desabotonó su campera y tomó sus manos colocándolas sobre sus turgentes pechos y comenzó a besarlo apasionadamente. Y entre contorciones de pasión llegaron hasta su cama e hicieron el amor bajo el reflejo que entraba por la ventana y le daba brillo a sus soberbios cuerpos desnudos que danzaban agitadamente.

De pronto, Diego le disparó en la espalda a este misterioso hombre y ella... simplemente despertó sobresaltada.



jueves, 17 de junio de 2010

EL VIEJO ÓLEO -



En mi espejo...

luz de terracota,

rastro de antigua existencia

en este cuerpo reseco y agrietado.

Tan antiguo como el almizcle

o la embiaguez de tu alcohol

en mis labios incompletos,

en mi espalda,

-anhelante de mil aromas-

en el lejano rocío de las noches.


Y en el espejo..

mis rostros desdibujados...

Si es que alguna vez

fui un rostro...

un nombre...

o un aroma que añorar.

Si es que alguna vez tu noche invadí

con la urgencia de tus ansias...

O tal vez, sólo fui y seré

un viejo óleo resquebrajado

colgado en el living de mi vida.





martes, 15 de junio de 2010

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO- Nominación al premio Nobel de la Paz



En medio de la invasión de noticias mundialistas, llegó a mí una noticia realmente que me llenó el alma y me estremeció con dolores aún no cicatrizados.

LA SRA. ESTELA DE CARLOTO , Presidenta de la Asociación ABUELAS DE PLAZA DE MAYO, se había hecho presente en la concentración de la selección argentina y había estado hablando con Diego Maradona. Esto se dio en el marco de una visita de la Sra. por trabajos con ONG del país, para tratar temas de derechos humanos. El noticiero, apenas hizo mención que LAS ABUELAS, habían sido nominadas al PREMIO NOBEL DE LA PAZ.

Y seguí buscando noticias en un programa donde trataron el tema y lo detallaron un poco más y me permitieron escuchar las declaraciones hechas por la Sra. Estela.

Personalmente, debo dar gracias por no tener en el seno de mi familia a ningún desaparecido ni torturado. Pero el dolor me cala los huesos y el alma cuando la veo una majestuosa señora de cierta edad ya, como Estela y tantas otras abuelas que habiéndose repuesto o no, del terrible dolor que les provocaron, que habiéndo comenzado la búsqueda de sus hijos e hijas sin hallarlos -tal como es el caso de Estela- continuaron incansables buscando a "los nietos" nacidos en cautiverio. Privados de las raíces de su historia, de la leche tibia, del regazo seguro. y apropiados que en su gran mayoría los mismos asesinos de sus padres. ¿perverso?... es poco... creo que no existe calificativo para tanto horror. Y en otros casos dados en adopción con desconocimiento absoluto por parte de esos padres, de cuál era la historia de esos chiquitos. Hoy esos niños y niñas son ya hombres y mujeres que no saben de sus orígenes y ahí están ellas trabajando para reconstruir sus historias y la nuestra, la de todos.

Para estas mujeres que se enfrentaron al terror, a las amenazas, al dolor inconmensurable, ya no de tan sólo perder a sus hijos, sino también a sus nietos por terribles crímenes de lesa humanidad ocurridos en los años más siniestros de nuestra historia, es mi sentir más profundo: la admiración y el agradecimiento hacia ellas, por su lucha incansable y por la felicidad de los reencuentros logrados que entre muchísimas cosas más, significan justicia y dignidad recuperadas.


Estas Abuelas, tienen hoy un promedio de edad de 75 años, y saben que la lucha que ellas, como familiares directos de las víctimas, tiene unos años más por delante. Luego sólo dependerá de la sociedad misma y desde ya de las políticas de estado, el continuar con su lucha.


Por todo esto y tal vez por muchas cosas más, deseo de todo corazón que reciban este merecidísimo premio EN VIDA. Que sean honradas y valoradas como corresponde. No cabe en mi mente que no lo ganen. Sería un dolor más, al menos para mí, ya que ya hemos visto que recientemente, alguien que todavía utiliza las armas, lo ha ganado.


Por el trabajo realizado en nuestro país, por el trabajo que realizan en el exterior en defensa de los derechos Humanos , sin lugar a duda que reciban el premio dejará un sello imborrable a nivel internacional, tan importante ya que lamentablemente se siguen violando, mucho más de lo que sabemos.


PARA QUE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL TAMBIEN DIGA "NUNCA MAS"


Se me llenan los ojos de lágrimas y quisiera tener el honor de verlas recibir este premio. De cualquier forma, ELLAS SON " NUESTRAS ABUELAS, LAS ABUELAS DE TODOS LOS ARGENTINOS". GRACIAS ...GRACIAS...GRACIASS....ABUELAS!!!

BÁLSAMO DE MADERA CAOBA




Nuestro amigo, el tren de los domingos por la tarde - aquél bello tren de madera que crujía con cada movimiento-, nos llevaba en una aventura sin igual, desde la estación de Villa Urquiza hasta la terminal de Retiro.


Y las sonrisas o las lágrimas estaban cerca nuestro, acariciándonos como la suave brisa, que atrevida, se colaba por las generosas ventanillas. Tal vez, fueran tan sólo treinta minutos de recorrido, visitando sueños propios y ajenos: casas bajas, árboles de copas frondosas, patios y terrazas floridas. Y en el devenir de los paisajes ciudadanos, la primavera llamaba a nuestros corazones a soñar con la vida, mientras por el pasillo del tren, se podía escuchar al guarda, con su traje azul y su gorra, a la voz de: ¡"boletos por favor"!. Esos pequeños cartoncitos de dos colores (blanco y naranja)que "picaría" de un sólo lado, si el pasaje era de ida y vuelta.


En medio del terror de los días mas oscuros de nuestra historia, viajábamos ajenas al dolor y a la muerte, tal vez con la impertinencia de soñar con el amor, la libertad y la paz y salvaguardadas de hechos siniestros, quién sabe por qué extraño designio.
De la mano de Boleto para pasear, hacíamos, María Inés y yo nuestro viaje al interior de la esperanza, escondiendo en los bolsillos cigarrillos, algunos pesos y los amados cassettes. Y no había bolso, ni celular, ni mp3 ni 4 ni 5; no los precisábamos, nos teníamos a nosotras mismas. Mary llevaba consigo - infaltable-, su grabador,con su funda de cuero negro y correas para cargar al hombro,- ahora pieza de museo-. El resto del equipaje estaba empacado en nuestras almas y en la imaginación. Teníamos otros amigos pero por motivos que nosotras no entendíamos bien, preferían quedarse en casa, ese por ejemplo era el caso de Bob Dylan o de Led Zeppelin.



Y mientras los paisajes cotidianos, acariciaban nuestros rostros acompañados por el vaivén del tren, la música de Los Beatles o The Carpenters, nos animaban a cantar, mientras los adultos muy formales, nos miraban con cierto recelo - tal vez por lo mal que lo hacíamos- o porque no se animaban a sonreír al compás de sus propios sentimientos, revelados muy a su pesar por sus pies, que inevitablemente, se movían al ritmo de la música... !Qué gracia nos causaba!
Y al arribar, admirar cada vez la majestuosidad de la vieja estación Retiro: su techo altísimo construido con una estructura metálica y vidrio, donde miles de palomas encontraban refugio. Luego el paseo obligado por la tradicional peatonal Florida, riéndonos tan sólo por que sí, porque ya teníamos mucho porque llorar.
Estos eran nuestros "viajes", con el alma henchida de saber que la vida nos esperaba y seguramente tendría guardado para nosotras, soles, perfumes, caricias y paz.



Bellas tardes de domingo en los Rosedales de los bosques de Palermo, tiradas en el pasto de cara al sol y cantando bellas canciones.
Hoy le agradezco a la vida haber crecido en aquellos años, junto a mi querida amiga del alma - la hermana que no tuve- . Con las veredas y las bicicletas como nuestras compinches. Y con las muchísimas aventuras que nuestra imaginación, como amiga fiel, nos susurraba al oído, pícaramente.



Muchos años han pasado y al escuchar estos temas musicales, el alma se me vuelve a convertir en alas desplegadas, como si acaso fuera un ave fénix, resusitada en vuelo, no importa si rasante o no, de benditas y amadas letras.


Ellas, hoy son mi amado tren de madera. Hoy llevo boleto de ida al centro de mi misma. Y al pasar por cada una de las estaciones, en los andenes aguardan por subir cursivas en negrita, hasta que las bellas palabras, vivenciandose a sí mismas, esparcen en el viento el sublime silbato que indica una nueva partida.


Dedicado a mi hermana del Alma María Inés.


sábado, 12 de junio de 2010

GRITOS


Saetas,
como flechas de fragua.
Ay!!! tus sonoras palabras
quedaron clavadas en mis latidos.
Y la lluvia estuvo ausente
sobre el cristal rasgado de mis ojos,
porque ya no puede romperse más...

Saetas,
como fechas de fragua
dibujando tatuajes en mis superficies:
color fuego, color muerte...
Y sin embargo la lluvia
estuvo ausente,
sobre el cristal rajado de mis ojos,
porque ya no llueve más en el desierto...

Saetas
como flechas aceradas,
desgarrando viejas raíces,
podando jazmines y madreselvas...
...y no lloré...
porque ya sin savia se han quedado...

¡Saetas!...¡Saetas...!
me han dejado el dolor
y me han negado el llanto.



viernes, 11 de junio de 2010

COBIJAS GUARDADAS EN MI PLACARD


Como tibias ramas florecidas

tus brazos se enlazaron en mi cuerpo.

Como enredadera de desierto

Como niño hambriento.

Tu mirada de miel ancló en mi alma

como el incipiente sol del amanecer,

como una vela en oración suprema.

Y cómo esponjas marinas

tus labios, los míos

danzaron bajo la húmeda madrugada.

Y como brisa de salitre,

ardimos en la arena de los sueños.

Como si fuese yo por un instante

la mujer en tus ojos.

Ah!!!... cansadas ramas resecas...

tus brazos se astillaron en mi cuerpo,

alejándose al compás de su crujir de antaño.

Como tibias ramas florecidas,

mis cobijas sólo supieron

abrigar mis sueños hasta el alba cruel,

reposados en el regazo de los tiempos.

jueves, 10 de junio de 2010

DOS INICIALES EN LA ROCA



Fueron imagenes anidadas
en el decorado horizonte de futuros.
Imagenes talladas
en rocas de milenios
con su nombre y el de él.

Rocas de presagios amorosos
corporizándose en nuevos anhelos...
Regreso o reencuentro
o tan sólo un bello producto del azar.

Y allí ellas, las
Iniciales pictográficas
de dos nombres en la historia
¿ repetida?
¿Acaso los astros
dibujaron el retorno..
para continuar la entrega?...
¿para colmar de miel los corazones dolidos?

Imagenes pictográficas
anunciando a sus cuerpos y a sus ojos
que permanecerían
perennes, entrelazados
como en aquella pintura rupestre.

La bella foto que presagió el encuentro
se pulverizó en el desencanto del viento
dejando un par de iniciales colgando
tan sólo del fino hilo del azar...



martes, 8 de junio de 2010

GANIMEDES



Sabía que la preparación había sido exhaustiva, intensa y que seguramente estaría a la altura de las exigencias del caso.
El hecho de ser una de los primeros viajes interestelares que se realizaban en el país, hacía que absolutamente todos los ojos estuvieran colocados sobre él.
Muy logicamente su familia desconfiaba de la seguridad del viaje, de que realmente pudiera sobrevivir en tan extremas condiciones. Pero muy a pesar de la opinión familiar corría por sus venas un espíritu aventurero o tal vez desafiante, que lo llevaba a emprender este tipo de actividades.
De cualquier forma se sabía joven y lleno de vigor varonil para sobrellevar cualquier situación. Es que, aunque no solía demostrarlo detrás de su carácter totalmente reservado y aparentemente sumiso portaba en sí mismo algo escencial, que tal vez ni siquiera él era conciente de ello - y que era un fuerte instinto de supervivencia.
La nave difería en mucho de aquellas utilizadas ya sea en los viajes que se habían hecho a la luna o de aquellos que simplemente llevaban robótica de estudio a planetas como Marte.
Era el primer viaje intergaláctico
que se realizaba y como aditamento especial, el hecho de que fuera tripulado por un sólo hombre le agregaba una cuota de interés general.

El día del lanzamiento había llegado y los alrededores de la plataforma, se encontraba rodeado de periodistas, amigos y familiares, ubicados estratégicamente. Toda la prensa internacional se hallaba pendiente del mismo,habiendo destinado los aparatos de última generación, ya sea televisiba o por la red.

9.35 de la mañana:el llamado de su comandante para dirigirse a la antesala de la torre, sonó por el parlante del hábitat totalmente esterilizado donde aguardaba. Con mucho esmero y detalle los colaboradores le colocaron el traje - también especial- que le permitiría no tan sólo poder salir al espacio exterior sino caminar sobre cualquier superficie que encontrara. Bueno, por lo menos eso era lo que habían planificado, luego de intensos estudios realizados a base de los datos recogidos por las expediciones anteriores.

10.00 hs. de la mañana: Walter se encontraba ya posicionado en su cabina y realizando todos los controles que desde la torre de mando le ordenaban realizar, que en realidad no eran tantos, ya que la tecnología permitía que se autocontrolaran - realmente toda una diferencia con los viajes anteriores.

10.15 hs de la mañana: La nave despegaba sin inconveniente alguno presagiando un evento totalmente exitoso.

Ya se encontraba en pleno espacio exterior, cuando luego de atender la torre de control, decidió prender el televisor para ver, cómo se había visto el despegue desde la tierra. Si, la realidad es que se encontraba más que contento, ya que tenía una cápsula totalmente equipada con todas las necesidades cubiertas y acaso algunas excentricidades también. Había llevado consigo varios chips de memoria con hologramas de toda su familia, amigos, mascotas, como así también de sus grupos musicales favoritos, que tenían en sí la particularidad de que una vez activados, ellos en la tierra, recibirían la información y vivencias que él tuviera, ya fuera en la nave, el espacio o los planetas que visitara.
La velocidad que llevaba superaba a la velocidad de la luz, por lo que prontamente divisó un planeta que consideró digno de ser visitado y estudiado, nada más ni nada menos que Ganímedes y sus lunas.
Se le erizó la piel al descender sobre esa superficie tan extraña y lejana. Una de las primeras cosas que hizo, fue cargar en su bolsillo el dispositivo y los chips, no quería por nada del mundo que sus seres amados se perdieran de tan tremenda experiencia.
Una vez que visualizó bien el terreno -valga el término-, detectó que en lo que se podría llamar mesetas, se hallaban unos montículos de una materia color turquesa - comentó tratando de asemejarlo a algo conocido en la tierra. Inmediatamente activó el dispositivo y los chips, todos a la vez, por lo que ya no se encontraba sólo en el extraño Ganímedes. Juntos comenzaron a recorrer el lugar, claro, era tanta la emoción de ellos que comenzaron a dispersarse expedicionando el lugar, hasta que perdió de vista a la mayoría. Angustiado comenzó a buscarlos detrás de cada uno de esos montículos. Repentinamente, parte la superficie cedió y cayó en un pozo profundo.
El se encontraba preparado para todo,¿ pero hallarse en la era del período neolítico y en la tierra?...




domingo, 6 de junio de 2010

APOCALIPSIS - (Génesis)


Apocalipsis...
en los huecos de ojos desérticos,
en miles de bocas sedientas,
Camuflado en cielos de montañas.
En mares de profundidades
fríamente oscuras.

Apocalipsis de humanidades,
en los vientres rebozantes...
en las cunas de barro y paja...
Camuflado de oropeles bondadosos.

Apocalipsis de lágrimas vertidas
desde todos los huesos...
sobrevivientes de
playas doradas,
donde las cuencas vacías se broncean.

Apocalipsis
de sangre en las voces,
en los rostros,
en las manos.

Apocalipsis, padre sabio,
-génesis del sol-
iluminando los demacrados rostros.
Padre sabio
-padre y parca-
génesis irremediable de la esperanza.




sábado, 5 de junio de 2010

Hoy soy el tiempo quieto
con mis colores mezclados
con mis sentires dormidos

Hoy soy el tiempo
adormecido en una pequeña dosis
de esperanza de alcohol

Hoy no soy mas
que una paleta oculta tras
pinceladas abstractas

Paleta inmovil, inherte
de ausencias,
de presencias,
o tan sólo
de un sentimiento
que me recuerde un para qué...

jueves, 3 de junio de 2010

ENTRE NOSOTROS



Desde hace un tiempo compartimos el paisaje desde la misma ventana, tal vez con un café caliente con coñac por las noches de invierno o con unos buenos mates en las mañanas soleadas.

Hace un tiempo ya, que tenemos la misma vista aunque no conozco tu rostro, ni el tono tu voz. Tampoco sé de la intensidad de tu mirada, sin embargo este rincón con aroma a café y luz tenue, me habita como si acaso tú estuvieras realmente allí. Como el ángel que acaricia mi alma, con palabras elegidas sabiamente, con sentimientos expresados en brisas y colores inventados. También te he descubierto escondido pícaramente tras algunas corcheas y semifusas, que traviesas, flotan más de una vez en el rincón de la magia.

Las paredes rebozan de estantes llenos de grandes colecciones encuadernadas en cuero y labradas con letras doradas. Ellas a veces, sólo a veces, me hacen compañía, porque en realidad están muy ocupadas en mantener su prestancia, tal vez teman romperse ¿será acaso que de alguna forma se sentirán frágiles, que deben quedarse juntitas y tal vez un poco lejos de nosotros? no lo sé y creo que tampoco me dirían la verdad de preguntárselo.

Lo más importante para mi, son esas mañanas en tu compañía compartiendo algarabías o esas noches de densa bruma, en que tus palabras son absolutamente mesuradas o bien te mantienes en silencioso respeto para no decir algo que pudiera dañarme.

En ese rincón sin rostros, sin voces, hay tanto amor plasmado en palabras que me regocijo de compartirlas contigo: gran y humilde escritor, gran y humilde poeta, gran y humilde rescatista de temas sociales y humanos, que nos alcanzas documentales o entrevistas. Todos, habitantes como yo de este mágico y extraño mundo sin fronteras.

He abierto una ventana y me he encontrado contigo, desde ese día no has dejado de enriquecerme. Gracias amigo escritor de Blog, por tu recibimiento, por tu permanencia, por tu pasar esporádico, por permitirme saber que existes.

martes, 1 de junio de 2010

TAN SOLO UN SIMPLE CANTERO


Entre hojas de otoños,
bañadas de almanaques
caídos en las veredas,
allí estabas, como migaja
de niñez hecha recuerdo...
Bello cantero rodeado de
grandes caracolas marinas..
Y olor a salitre
anidando para siempre en mis rincones.
Rincones, de salitre y espuma
de brazos hechos alas...
o tan sólo simples aletas
para recorrer los mares
de los sueños por venir.
Paraísos de amor y bonanzas
abrigados en los juegos infantiles,
abrigados en la esperanza obligada.
Paraísos con perfume a yodo,
con flores en los canteros
de las humildes casas junto a la playa.
Paraísos de niñez,
habitantes perennes del tiempo
en el rincón del valdecito y la palita,
Paraísos de niñez
en vuelo de alguna bella cometa
decorada de arena y sol.
Entre hojas de otoños
me sorprendió aquél simple cantero
de flores y caracolas,
de magias y sueños;
de tiernas sonrisas
esbozadas al influjo de tus perfumes,
guardado tras el almanaque de mis años.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...