lunes, 26 de diciembre de 2011

GRACIAS POR NO HABER SIDO



Y
ya no importa
si lloras
si ríes
Si pronuncias palabras inasequibles
o no.

Ya
no importa
porque me tengo yo.

Nada he perdido,
más... he ganado
todo aquello que no has querido.

Aún lo conservo
bien dispuesto,
en mis montañas reverdecidas
en
mis cascadas de agua fresca
en
cada uno de mis senderos
de polvo y tierra
de
trigales y girasoles
en
los latidos aún espectantes
en
mis labios húmedos
que no has logrado
resquebrajar

Por no ser
-no siendo-
gracias.

Porque yo me tengo plena
y
tú ni siquiera lo has vivido.

sábado, 24 de diciembre de 2011

FELICES FIESTAS


Desde éstos páramos sureños, con el sol que calienta el alma, les deseo a todos mis amigos blogueros,- a los que he tenido abandonados, al igual que a mi querida Caja-, les deseo que tengan una hermosa Noche buena y una feliz Navidad. Tal vez para algunos, estas fiestas no sean más que una cuestión de tradición, para mí, en realidad también. Pero es una ocasión bien propicia para acercarme hasta ustedes y decirles que están en mi corazón y que les deseo lo mejor para sus vidas.
Yo estoy tratando de reconciliarme con el afuera, que también es el adentro. Caminar nuevamente por el bosque de la vida recogiendo nuevas semillas que en algún momento crecerán como poemas.
Ya llegará el momento en que pueda volver trayendo algo que a mí me resulte interesante. Y digo interesante, no tengo pretensiones de obras de arte. En todo caso mi mayor pretensión es la de poder ser cada vez más yo misma.
A todos les dejo mi cariño y un abrazo fraternal, para que sepan que más allá de las fiestas, pienso en ustedes muy seguido.
Que la vida los bañe de hojas frescas, de rocíos de amor, de noches estrelladas y de abrazos genuinos. Que en sus rostros haya más sonrisas dibujadas y que sus corazones latan inquietos por el amor.
Hasta muy prontito, tal vez hasta el año que viene!!!



viernes, 18 de noviembre de 2011

ENTRE SIGNOS DE INTERROGACION Y PUNTOS SUSPENSIVOS


Sacude,
-con inusitada violencia mi sangre-
la mortaja
desgajada por los años

Y
sobresalta mis sentidos
abriendo signos de interrogación
abrazando miles de
con puntos suspensivos...

Ahhh....
que crueles pueden ser
los puntos suspensivos,
antes no los había sentido así

Ahora,
son ese pequeño instante
entre cada bombeo de sangre
entre cada palpitación
entre cada frase dicha
y
aquellas palabras
que aún no se han pronunciado
añejas y rejuvenecidas
en
un torbellino que me arrastra
como una marea nocturna
como un amanecer
de arena y sol limpido

Y
entre medio de las letras
nuevamente aparecen ellos
los signos de interrogación
y los puntos suspensivos...

La respiración
se agita como la marea.
La razón lucha por ganar la partida.

Y yo
en el medio
de un tic tac
que parece extenderse
como el mismo universo.


martes, 15 de noviembre de 2011

UN GRANDE




No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños


Mario Benedetti



martes, 8 de noviembre de 2011

CONSTELACIONES



...Cerraré despacio la puerta...
para que los susurros no se escapen
y
se conviertan-
-con el resplandor de la luna-
en estrellas sonoras...

Cierro la puerta y allí las dejo...



jueves, 3 de noviembre de 2011

LA RAZÓN DE MI AUSENCIA (espero sepan comprenderme)




No logro pensar
me han invadido salvajemente
esos golpeteos insistentes
como gotas de agua taladrando mi mente
Como una sangría tardía
de sentimientos acobardados.

Por eso no estoy
porque apenas logro ser.
Porque apenas puedo
apacigüar
el huracán que vive dentro mío.

No logro pensar
sólo...palpito
alientos, miradas
palabras no dichas
y su tic tac
que me dice que aún debo esperar.

Ya lo he dicho...
no logro pensar
sacudida por este sismo.
Desprevenida...
agradecida...
y
con los pies al borde de un abismo.


viernes, 28 de octubre de 2011

NOCTURNO


Como aquél que agoniza,
voy bebiendo
con mi boca
la respiración de tu piel.

Y
te ansío febril
en
un sueño de estrellas
desprendidas de tus dedos
esculpiendo mi cuerpo.

Cómo aquél que agoniza
y busca respirar...
con desesperación
con terror de morir
con terror de vivir...

Así
te ansío,
como un horizonte irreal,
Como el oasis
de los cuerpos
convertidos
en un bello óleo...

Delineados en susurros
bajo
la blanca tela.


sábado, 22 de octubre de 2011

LA MUERTE DE UN COLOR



Color de verano
para aquél capullo
de
sedosos bordes
custodios de mil secretos...

Color de verano
escondido
tras la sombra inútil
de un vano orgullo,
aún
cuando
el rojo rubí
desbordara sus espinas.


Color de otoño
en los pétalos
que
gentiles se abrieron...
besando
una sombra
un espejismo
un reflejo.

Rojo rubí
es el recuerdo,
la pasión
no consumada,
el fuego
inextinguible.

Hoy el capullo
es
un manto de pétalos desgajados
por
las filosas tijeras
de la
indiferencia.

Color invierno
para un rojo rubí
que hoy
es sólo sangre y lágrima
vertida en arena.



martes, 18 de octubre de 2011

EN SILENCIO



Convertiré el néctar
de mi boca
en ardiente tinta
y
la roja tinta
la convertiré en letras

Con el roce de mis dedos
dibujaré mi amor
en tu cuerpo
como un tatuaje
invisible
en el lenguaje más eterno

Y
en la
trasnoche de tu olvido
el vino del recuerdo beberé
en mis latidos
tallando en tu espalda
mi nombre
para abrazarme a ti
como el aliento de un ángel

y
crearé un poema
de sábanas nuevas
y
el sol cerrará mis alas
para que en mi valle y mis montañas
te enciendas como el
fragor de aquél viejo fuego

viernes, 14 de octubre de 2011

VERTIGO




Temblor inesperado
y
en el silencio del instante...
la
cornisa.

Camino suntuoso
en multiples oasis
de
vegetación virgen
de
cascadas espumosas

Y
el ripio trasmuta
en
arenas movedizas
de
inesperada
curva centrífuga

No logro mirar...

Pero aún sin querer
ni poder...
un giro veloz
me arroja
hasta
el ardiente vórtice
de tus pupilas.


jueves, 6 de octubre de 2011

YA NO IMPORTA



Ya no me importa.
La ridiculez colmó mi ser,
pero... ya no me importa...
estoy plagada de lugares comunes

Soy empedrado
soy esa plaza
soy el barro de aquella calle desolada...

Pero ¿sabes?
no me importa...
Llevo décadas haciendo pozos
para entierros....
pero en lugar de forjar sepulcros
abro tumbas...
¿y para qué?... no se...

Y
por las noches
o las mañanas
o las tardes
o
los amaneceres
y
hasta en la hora del té
te apareces
fingiendo que estás vivo
latiendo a mi lado
sudando a mi lado
y
¿para qué?....para nada

Y
vuelvo a tomar la pala
para cavar sepulcros...

¡Ánima estúpida
que arrastras tus cadenas
sacudiendo mis pies
sacudiendo mi ser...!

Pero
estoy llena de lugares comunes
palabras comunes
versos comunes
lágrimas comunes
fantasías comunes
anhelos comunes
y
hasta la misma fosa común



lunes, 3 de octubre de 2011

ESPECTRO


Entre vigilia
y
obscura noche
nace la
desaparición
en la incorpórea
invisibilidad
y
aún así
su boca yace anhelante

Cómo un espectro
que deambula
entre
la fantasía de ser
y
las sombras
de los rayos de luna

Despierta
en
somnolencia
con el
cuerpo latiendo

y
aún así
el aire no llega
el oxigeno se extingue
como un espectro
de símbolos narrativos
como un espectro
de sentires sin destino

y
aún sin sentido...
yacen sus brazos extendidos




viernes, 30 de septiembre de 2011

DECIR GRACIAS A TIEMPO

Egresados del Instituto Parroquial San Roque 1977


El laberinto de los días transcurridos me han llevado a distintos sitios, tiempos. Muchos aromas, rostros, palabras habían quedado guardados en el rincón derecho, debajo de aquella manta cálida, en mi caja.
Con asombro pude ver que nada de lo que allí se hallaba se encontraba apolillado y que por el contrario estaban casi intactos en mi memoria extraviada.
Reconozco mi rostro adolescente, sonriente, en el tercer asiento de izquierda a derecha. Lógicamente, en esos años no tenía conciencia de la importancia que en el futuro tendrían los estudios terminados y mis queridos compañeros, con los que en su momento no compartí muchas cosas.
El sábado pasado me reencontré con muchos de ellos, en una gran fiesta en el colegio.
Inmediatamente, el recuerdo de Josefina Gavazza (la señora bajita que aparece parada a la izquierda) , la señorita directora, se agrandó en mi recuerdo. El tiempo pasado regresó como un presente claro y nítido.
Las lágrimas por mi situación familiar y la enfermedad terminal de mi madre, alejaban mi mente del estudio y también de mis compañeros.
A punto de claudicar, ella tomó el teléfono y me llamó. Sencillamente, me dijo: "ven a hablar conmigo, si luego no quieres seguir estudiando lo voy a respetar". La calidez de su convocatoria y el respeto que por ella sentía me obligaron a concurrir a su cita. No habrán sido más que treinta minutos, en que la escuché profunda y respetuosamente. Sus palabras calaron en mí profundamente y continué estudiando. Gracias a ella obtuve el título secundario que luego en el transcurso de los años y con las vicisitudes de la vida, me abrirían puertas laborales, que me permitieron literalmente darle de comer a mis hijos, en una situación familiar muy complicada.

Hablando con "las chicas" en la fiesta, me comentaron que Josefina se encontraba viva y muy bien e inmediatamente sentí la imperiosa necesidad de decirle lo importante que fue para mí vida, todo lo que me brindó como docente, pero sobre todo ese llamado telefónico que marcó la gran diferencia.
Ansiosa, pregunté a medio mundo su número telefónico, hasta que en el día de hoy una ex compañera del Instituto San Roque me lo pasó por face. Hoy debía ser yo quien levantara el teléfono y la llamara a ella.
Recién acabo de terminar la comunicación, que no habrá durado más de veinte minutos, no porque yo así lo deseara, sino porque el uso del teléfono lo tiene un poco restringido en el lugar donde vive. En realidad me hubiera quedado hablando con ella eternamente, como si mis palabras pudieran meterse en la comunicación y convertirse en un abrazo intenso y profundamente sentido. Me emocionó escuchar su voz clara, su lucidez, su don de buena persona, con casi ochenta añitos. Me estremeció su emoción, cuando le recordé aquella conversación. Hoy, por razones de salud, no puede estar sola y vive en un Hogar de Hermanas, pero sale para hacer actividades ad honoren y para cuidar de sus sobrinos nietos que se encuentran en difícil situación.

Agradezco a la vida, el poderle haber dicho GRACIAS, abrirle mi corazón y brindarle todo mi reconocimiento y cariño a tiempo. Porque "HOY" es el día de agradecer, de decir, de amar, ya que mañana uno no sabe quien puede estar faltando.
Este post, no tiene nada de literario, poético o artístico. Es tan sólo el poder compartir con todos ustedes, mis amigos blogueros, estas cosas que me van sucediendo mientras no estoy por estos lados.

Gracias, por todo lo que siempre me brindan. La presencia, el aliento, el cariño, jaja ... también la paciencia.
Un abrazo grande a todos y hasta prontito!!!


domingo, 18 de septiembre de 2011

AUSENCIAS



Ausente en mí misma. Tratando de abrir puertas a las que temo con terror...pero no hay más salida que dar el paso, sin saber a dónde se va a ir, sin saber el destino.
Ausente de mi misma, ausente en mi blog y en los de ustedes, porque hoy me encuentro vacía.
Debo re descubrir el sol, la brisa, los árboles. Las miradas, las caricias y tal vez el amor.
Por eso es que no se cuando volveré por aquí y por sus casas, que merecen más que mi vacuidad.
El calendario me apura, me grita y aunque quiera no escucharlo, su grito me perfora los tímpanos sin piedad.
Les dejo a todos un gran abrazo, deseándoles lo mejor y ojalá que sea hasta pronto.


domingo, 11 de septiembre de 2011

ESPEJO



Alejandro tiene la costumbre de mirarse al espejo bien profundamente a los ojos, intentando reconocer la chispa y ese brillo que de niño solía tener; hasta que su barba le grita en la palma de su mano que debería abrir el botiquín y sacar su maquinita de afeitar y proceder con el ritual de casi todas las mañanas. Luego el resto de cabello canoso que aún le queda, le recuerda implacable que debe ocuparse de él. A esa altura, ya sin mirar tan fijamente al espejo. La imagen lo asusta un poco.

De fondo escucha los ruidos de la casa, aquellos de todos los días. Las voces de sus hijos Federico y Sabrina, -preparándose para ir a trabajar- y tal vez, también el ladrido de la perra, la pequeña Chichu, que tanto quiere. Sin embargo, el baño se convierte una vez más, en un gran salón ,cuyo amplio ventanal mira hacia un gran océano. Late en el recinto un mortal vacío, que sólo es roto por la presencia de Alejandro. Una melodía romántica suena desde alguna parte,mientras él gira y gira en el centro mismo del salón.


Como siempre, llegaría a la oficina con una sonrisa en su rostro, un saludo amable, y el corazón aliviado.

Por fin volvía a ser lunes.



jueves, 8 de septiembre de 2011

TIERRA



Vengo de la tierra
-fruto de siembra y cosecha-
Luz y sombra
de cuatro estaciones
cayendo en espiral

Vengo de la tierra
-sobrevolando realidades-
añorando tu puerto
ancla
yodo
sal
y néctar

Vengo de la tierra
convertida en ventisca
en espera del rocío
-tu rocío-
que apacigüe
el fuego de mi centro


sábado, 3 de septiembre de 2011

CHOCOLATE





Tironeó con fuerza el envoltorio que lo separaba de la dulzura de ese chocolate. Desprendió una pequeña porción que rápidamente se llevó a la boca.
Su sabor invadió cada rincón, invadiendo con su aire entremezclado, los huecos de aquellos sentimientos acorralados en los espacios más vacíos que podía tener.
Y mientras caminaba las tres cuadras que lo separaban de su casa, el aireado chocolate le ensanchó los pulmones de ansiedades y tal vez esa sensación, que esquivaba con cierta frecuencia: la esperanza.
El pie derecho se elevó para apoyarse sobre el último cordón de vereda que le restaba por subir.
Sacó la llave de la casa, abrió la puerta y al hacerlo escuchó como siempre, a su pequeña perrita que con un ladrido, mezcla de llanto de alegría y emoción al escucharlo llegar, la recibía. Nada más podía escucharse dentro de su casa.
Subió las escaleras, con el sol todavía brillando en sus ojos. Acarició a la pequeña mascota con una sonrisa en su rostro. Colgó su campera, dejó su bolso y se sentó por unos minutos en el cómodo sillón del living.
Dejó caer su estremecida humanidad, de años, de canas, de arrugas amadas, en un mar marrón, en un almohadón dulce y caliente.


Respiró profundamente, soltando involuntariamente un tímido gemido, mientras de sus poros emanaban gotas también marrones.
En el eco del profundo silencio, un susurro brotó al recordar sus labios:" no sabes que soy como ese chocolate aireado, capaz de disolverme en ti, para darte todo, incluso mi aire."


El envoltorio yacía caído al costado del sillón y las insistentes lamidas de su perra sobre su rostro, lo despertó al tiempo que pudo escuchar: "Ya está servida la mesa, querido."



jueves, 1 de septiembre de 2011

DUELO


Estoy enmudecida. Una vorágine de sensaciones se mezclan de tal forma que es imposible darles forma. Estoy latente, entre el horror de la muerte de una pequeña de once años, asesinada brutalmente en un municipio muy cercano al mío. Estoy tan sacudida que no tengo ganas de escribir y en general tampoco de comentar, (no es justo que entre a dejar una huella si no estoy con algunas luces como para leerlos con lo que cada uno de ustedes se merecen).
La muerte de Candela y todas las sucias circunstancias que rodean al caso me ha pegado en el centro del alma.
No digo que no escribiré más, tal vez, mañana mismo esté escribiendo nuevamente, pero hoy, sólo tengo una tristeza infinita.

Les dejo un abrazo a cada uno de ustedes y me siento mal por no entrar en sus rincones de luz, pero ya volveré lo antes posible.


viernes, 26 de agosto de 2011

UNA CAMISA DE SEDA GRIS


No le importó demasiado el precio, la camisa de seda bien valía la pena, son su tersura y ese color gris perlado que tanto le gustaba. Si bien no le sobraba el dinero, consideró que era una buena compra y decidida entró en la tienda, perdón tienda no, en el local del Shoping de la avenida Santa Fe. Fue directo a una de las vendedoras, que al verla ingresar se aproximó velozmente, seguramente pensando en una comisión que le permitiera llegar a su objetivo.

Sin dar rodeos, Alejandra le señaló la prenda que lucía en el escuálido maniquie que se hallaba en la vidriera. Luego de mirarla de arriba hacia abajo, con esas miradas que parecen puñales, la vendedora le pregunta por su talle.

Trenzándose en una lucha feroz contra la imagen que proyectaba el para nada benévolo espejo, salió del probador con la frente bien alta y con total seguridad le dijo: "me la llevo".

La semana se había hecho demasiado larga o tal vez, demasiado corta.


El departamento olía a escencias que se desprendían de pequeños calderos que yacían sobre unas bonitas mesas que decoraban su living. El fuego tornaba rojizos los sillones y su resplandor concordaba con el de sus ojos.

Asomada al balcón, la ciudad parecía un hormiguero al que le habían echado agua hirviendo. El vapor se desprendía del asfalto y de los edificios sin piedad alguna, pero ella estaba a salvo, bajo los efectos del refrescante aire acondicionado.


El portero sonó insistentemente. Sergio, solo empujó la puerta del departamento que ya se encontraba entornada, llevando en su mano una botella de un cautivante vino espumante. Apoyó delicadamente la botella en la mesita ratona, justo al lado de uno de los calderos , aflojó el nudo de su corbata y arrojó su saco en el sillón tratando de recuperar el aliento.



¿Ale?...¿Aleeee?...- dijo casi murmurando...

Un sensual roce de sus pechos sobre su espalda humedecida, estremeció su cuerpo.El giró impaciente y con suma delicadeza los rozó provocándole un estertor y algún gemido sofocado, mientras el gris de la camisola se iba derritiendo en su importante amplitud, sobre la piel ansiosa de Alejandra.


Por fin la había descubierto, en sus contornos reales, en su textura de valiosas estrías, para hundirse en su boca, para recorrer su cuello con esos labios carnosos y tiernos que ella tanto amaba.

Por un segundo recuperaron su aliento entremezclado, para mirarse a los ojos y reconocerse una vez más.


Junto al saco de Sergio terminó la bella camisa de seda de Alejandra y la botella permaneció sin ser abierta

Como en una danza llegaron hasta el dormitorio, donde ya nada puede describirse pues no había un él y un ella. Sólo una caja sobre la vieja cómoda, con una nota: Feliz boda de platino mi amor!!



FE DE ERRATAS: donde dice "platino" debería decir "plata"...

jajajaja



jueves, 25 de agosto de 2011

UMBRALES (sueños de tres grados bajo cero)


Sus cuerpos yacen
acurrucados en colchones
acartonados de tetra briks.

Sólo los abrigan
las nubes....
las estrellas...
o un manto de llanto divino
bautizando sus almas.

Sus vidas deambulan
en un mundo paralelo...
invisibilidad de harapos y
de soledades indescifrables.

En medio del tumultuoso transitar
de androides
ellos yacen
aguantando la vida
olvidando- tal vez-
el autobús que los dejó en esa parada.

Yo
- otro androide-
que arrastra el rechinar de la vergüenza
y de la culpa,
los miro suponiendo
imaginando
manteniendo la distancia prudencial
por no saber qué, ni cómo.

Las miradas se hacen esquivas
tal vez exista
sólo un cruce de palabras simples
"¿Tendría un Cigarro?"





lunes, 22 de agosto de 2011

EL HOMBRE DE LA TAZA


Su sobretodo chorreaba agua, cuando por fin logró refugiarse bajo el toldo de un comercio, que dada la hora ya se encontraba cerrado.

Miró una vez más su reloj y vio que era tardísimo. Demasiado tarde, dijo para sus adentros.

El cielo parecía que no le daría una tregua, que la lluvia sería como el diluvio universal, aunque a esa altura ya no podía distinguir de dónde provenía tanto líquido.

Con el doble de su peso, llegó hasta su casa, dejó en un costado de la entrada el paraguas totalmente destruido. Se sacó el abrigo y lo colgó en el perchero, ése que está justo al lado de la puerta de entrada, ése de madera tallada que había heredado de su padre y que por respeto a él, lo conservaba. Muy pronto el recibidor se convirtió casi en un lago y el perchero comenzó a deformarse por tanta humedad. Decidió tomar un baño caliente. Subió los escalones lentamente mientras se podía escuchar el plaf plaf, que sus zapatos ahogados hacían con cada paso.

Ya repuesto, bajó a la cocina y prendió la mortecina luz, que hacían brillar o algo así, una pava de metal, los azulejos viejos, esos celestes clásicos, y una taza de café - todavía sucia- que yacía sobre la mesa.

Prendió el fuego, puso a calentar agua- el agua, siempre el agua-, mientras se batía un café instantáneo, ya que era la única forma en que lograba beberlo. Mientras su mano hacía girar la cucharita en esa mezcla de café y azúcar, se miró en el pequeño espejo que había en el pasillo. Se quedó atrapado en sus canas, sus arrugas y de pronto fijó su mirada en sus propios ojos, rojizos de tanto llanto. En esos ojos que había estado tratando de evitar hacía tanto tiempo.



Alguien comentó que cuando la policía llegó, ningún rastro quedaba de aquél hombre, sólo las dos tazas de café y una nota que yacía debajo de una de ellas:" Tanta agua ha borrado la marca de tus labios de esta taza que con tanto cuidado dejé intacta desde esa noche en que tu boca la besó, la misma noche en que me condenaste a no olvidarte."



viernes, 19 de agosto de 2011

HUECOS EN MIS RENGLONES



Y si...
di vuelta la página
blanca
impoluta
santificada por ausencias...

Y
fueron pasando cientos de ellas
deseosas de encenderse
en pasiones ocultas
en miradas
capaces de grabarlas como
tatuajes en la piel.

No recuerdo ya
cuántas hojas he dado vuelta
sin lograr dibujar
sobre ninguna
las delicadas líneas
de
mi cuerpo enredado
en ése, que aún desconozco.

Sin sentir
que su mirada
guiase mis manos
en trazos de versos
tan reales como mi anhelo
como el aliento compartido
como
el hueco que aún reina
en los rincones
de las madreselvas de mi alma.

Ya
no se si dar vuelta un página más
para luego
hundirla en el desasosiego
de sábanas frías
convertidas en huecos
en los renglones de la vida.



martes, 16 de agosto de 2011

VENTANA ( no puerta, ventana)



Ventana
irreverente
irrespetuosa
y
brutalmente desnuda

Justo allí,
-a contramano
con sus hojas abiertas
en sentido contrario-
el mundo en mis manos
tras las mismas rejas

Ventana
fría
hueca
compacta
repleta de sonidos guturales
de gemidos
de lágrimas disolviéndose en mares
los mismos mares
estallando
en los mismos acantilados de siempre.

Ventana
-no puerta-
amasijo de letras confusas
pegoteadas
signos onomatopéyicos
deambulando como fantasmas

Ventana,
no puerta.




martes, 9 de agosto de 2011

Otoño Carnal





En este otoño carnal

caen

los

gajos

de labios resecos

como rojas lágrimas


disipándose invisibles


sobre cualquier vereda.


En este otoño carnal


el sol perfuma los anhelos

y

sombrea aún más las líneas


de un contorno desdibujado


en sequedades y arrugas silenciadas.



En este otoño carnal


la lluvia revive


pétalos de amor


ya


sepultados entre las


amarillas hojas de mi libro


como las ánimas de un sueño.



Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...