jueves, 28 de octubre de 2010

VIERNES DE LLUVIA EN LA OFICINA


Todos se han ido ya y la oficina ha quedado oficiándome de eco.

Este espacio vacío, que apenas tomo prestado, me brinda este teclado y la música de la lluvia que ingresa por la ventana.

¡Cuánta humedad y cuanta llanura!. ¡Cuánta tierra fértil a la espera de un porvenir desconocido e incierto!.


Todos se han ido, menos yo, que aunque quisiera huir no puedo, soy acaso mi propia carcelera, escarbando pozos en búsqueda de esa llave...de alguna llave ..de otra llave...


Encontré una muy pequeña,que me permitió abrir la entrada al aroma de la tierra. Luego llegó hasta mí, la que me brindó la sombra de aquél árbol.Pero no logro guarecerme del eco, verdugo implacable.


Y mientras la lluvia me recuerda, que dentro de un rato tendré que dejar la oficina, me obsesiono en encontrar alguna otra llave más. El crujir de la impresora perdiendo temperatura lleva mi mirada hacia ella, y a su lado, hallo la llave de los ojos tiernos de aquellos animales que no me cuestionan y pacientes me observan con curiosidad.

No es tan tarde, pero el cielo se pone cada vez más negro y si bien es primavera, el frío penetra por la ventana salpicada.

La plantita me mira diciéndome: "hoy es viernes, no te olvides de entrarme".

Miro sobresaltada el reloj infausto y mis dedos comienzan a apresurarse ansiosos sobre el teclado, como si éste fuera la mano del amor.

Oteando los rincones, revisando cajones y hormigueros sigo buscando el sitio donde el destino- que juega conmigo como un niño travieso- tal vez haya escondido la llave del horizonte, de mi horizonte.


De pronto una llave tintinea en mis oídos,- podría llegar a ser esa, pero no lo sé-. Por eso abandono el teclado y apago el ordenador, tomo el bolso, el abrigo y mi paragüas; apago la luz y cierro la puerta de la oficina hasta el lunes. Porque aún bajo la lluvia, tengo que ir a probarla.





11 comentarios:

  1. Tal vez estés buscando la llave del baúl de los recuerdos, , si anclada estás aun en tu pasado que te pesa y te domina. o tal vez busques la llave que abra una nueva puerta , un nuevo camino, donde encontrar nuevas ilusiones, encontrar las esperanzas , o tal vez solo busques una llave que cierre la puerta del pasado y te lleve a lo único posible , un presente en que tu debes descubrir y propiciar los momentos entrañables de lo bonito que aun te rodea,
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Tu escritura es tan sensorial que por momentos parece que estoy leyendo con la piel...

    Besos.
    LUIS

    ResponderEliminar
  3. Hola Beatriz, aquí también fue viernes de lluvia,mientras caminaba bajo mi paraguas, recordaba tu poema,el frío en primavera y las llaves mágicas de tus versos me iban abriendo las emociones. BESOS. ME ENCANTÓ CAMINAR EN COMPAÑÍA DE TUS LETRAS

    ResponderEliminar
  4. Cuanta melancolía en tus palabras Beatriz.

    No estará tu horizonte dentro de ti?
    Mira bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Bea..
    Yo tambien soy un ser oficinesco..40 años ya trabajando en oficinas..y sí.. nadie sabe lo que siente uno cuando se queda solo en esos bastiones..inmóviles..y que fueron eco de cientos de voces..Es una tremenda duda de todo..Ademas haces una poesia como un cuento..fascinante..y yo ese viernes vivi tu clima aqui en Montevideo..y lo vivo aun con fuertes vientos ufffff..la verdad que eres una gran escritora..este poema ya forma parte de mi galeria de los mejores que he leido..Las llaves en las oficinas es un tema crucial..jejeje..casi como el que no hay café...y qué hacemos?..jaja
    Un besote desde mi sur..violento..jeje pero primaveral...

    ResponderEliminar
  6. Hola amiga Beatriz: Lo primero que te digo ; es que Chuni es preciosa. Su cara denota que está muy mimada. La verdad que los animales que son queridos, se les nota en su mirar.
    Con relación a esa llave que siempre esperamos, debemos ser conscientes de que somos los cerrajeros de nuestros sentimientos, y esa llave sólo la llevamos en nuestro llavero personal.
    Biquiños.

    ResponderEliminar
  7. Un bonito texto lleno de melancolia,
    un placer pasar a leerte.
    que tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Todos se han ido ya y la oficina ha quedado oficiándome de eco.

    (Y yo te vi)

    Como dice Luís, escribís de tal manera que uno se vuelve vidente.
    -ya te había leído pero no había podido dejar mi comentario por la maldita pc, que ha vuelto a la seminormalidad, no funciona el sonido :(

    Besos Su, te extrañé ayer!

    ResponderEliminar
  9. Aquí en México a las Beatriz les decimos Betty
    no se si te agrade que te llame Betty ....

    No se cual llave es la que esta perdida y quieres encontrar pero una cosa te digo en este momento que he leído tu escrito deseo con todas mis fuerzas que esa llave aparezca y abras esa Puerta lo digo de Corazón

    Gracias por tus palabras en mi blogg, yo he pasado días que espero nadie los pase, días muy duros meses años durisimos que NUNCA imagine vivir , mi querida Betty solo 1 amiga
    ha estado a mi lado no me han dejado caer

    Te dejo un beso y mi abrazo lleno de cariño
    que sientas un poco mi compañía a pesar de estar muy lejos , las Oraciones no tienen
    limites cuenta con las mías para que esa llave pronto este en tus manos

    ResponderEliminar
  10. hola amiga como estas muy reflexivo tu texto el encuentro con uno mismo la poesia la narrativa s evalen hasta de un rincon con tal d edejar salir nuestras soledades...

    la llave que nesecitas esta en tu corazon frente a tus ojos amiga ...

    "Todos se han ido, menos yo, que aunque quisiera huir no puedo, soy acaso mi propia carcelera, "

    bello muy bello

    seguro la encontraras...

    ResponderEliminar
  11. LA llave estaba con ud, amiguita.
    Suele a veces resultar dificil inventarse un afuera despues de tantos dias, y vida entre esas paredes.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...