jueves, 21 de enero de 2010

EL RELOJ DE PARED



Hace un tiempo compré un reloj de pared, muy barato por cierto. El muy rebelde hacía lo que quería. Adelantaba y atrasaba a su real antojo. Y cuando lograba mentalizarme para no sentir su presencia - literalmente perdida en el tiempo- intentaba escribir, plasmar en la hoja esos sentimientos encontrados. Pero las palabras quedaban atascadas, enredadas entre cada tic y cada tac.
Él, guerrillero de los años, sonaba insitentemente.... tic tac, tic tac, tic tac; torturando no tan sólo mis oídos sino acosando mi mente.Reflejo inexorable del tiempo transcurrido; un dictador obligándome con cada tic tac a mirar hacia atrás para ver el pasado o empujándome compulsivamente hacia el abismo del incierto futuro.
Así cómo las agujas del reloj giraban incansables, mis pensamientos giraban en torno al torbellino de mis emociones. Tic tac, tic tac. Como un recordatorio implacable de aquellas cosas no logradas. Como la visión fantasmagórica del pasado.
Tic tac, tic tac,tic tac. Insufrible tormento, que generaba en mí desesperación, ira, angustia, mientras el maldito reloj- que seguía marcando las horas como si nada sucediera-, se burlaba de mí. Y la hoja... continuaba irremediablemente en blanco.
Ya sé- pensé casi segura de haber hallado la solución-, voy a poner música ya que siempre me inspira. Y así, mientras el tic tac seguía sonando haciéndose el disimulado, algún tema lento inundaba la atmósfera y rozaba mi alma en aquellas zonas donde nadie estuvo. Acariciándola, haciéndome estremecer. ¡Pero el gran señor no aguantaba no ser el centro de atención ! y entonces.... otra vez él!! - verdugo impiadoso- hacía resonar más fuerte su Tic tac diciéndome: "te queda muy poco tiempo. Apúrate, debes lograrlo". Y era entonces que el remolino de angustia, deseo y ansiedad terminaban por dejar todavía más en blanco la hoja, a la cual ya ni siquiera podía distinguirle los renglones.
Tic tac. Tic tac. Los años pasan a su ritmo, señalándome todo aquello que me falta conquistar. Tic tac... tic tac... para el amor. Sólo tic tac y una hoja en blanco.



2 comentarios:

  1. MA....... ESTO ES UNO DE LOS QUE MAS MAS ME GUSTA!!!!!!!
    EN SERIO!!! SEGUÍ ESCRIBIENDO QUE LO HACES MUY BIEN

    ResponderEliminar
  2. Tic tac, son las 00:24 am aki en lima y quisiera poder tener más tiempo para leer, para escribir, para todo...Pero el tiempo me apresura como a todos...

    Me gustó el post, sigue escribiendo que le hace falta a este mundo tan superficial...

    Hendrix

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...