martes, 6 de julio de 2010

MARAVILLOSO -TERAPIA EN CUATRO PATAS(extracto de nota publicada en Revista VIVA DE CLARIN))

Extrañamente, el domingo encontré una nota interesante en una revista del diario Clarín y en pocos minutos había concluído con la lectura y con la sensación de querer más.
La nota, escrita por CAROLINA ESSES, se titula TERAPIA EN CUATRO PATAS.
En dicha nota, describe impecablemente de qué se trata esta propuesta novedosa, por lo que en este caso paso a transcribir un extracto de la misma, a fin de poder compartirla con todos uds.

" Un corral y una manada de caballos. De pronto, la puerta se abre y entramos. Un caballo golpetea el piso sin cesar. Otro se dispara. La yegua se queda inmóvil; el potrillo aquel nos rodea, se acerca para olfatearnos. Cada uno de ellos está diciendo algo sobre nuestra manera de vincularnos con los demás, nuestras ansiedades o aquello que nos inmoviliza. Se trata de una técnica terapéutica asistida con caballos sin monta -a diferencia de la equinoterapia, que suele ser con monta- que sirve para tratar problemas emocionales pero también adicciones, ciertos grados de autismo e hiperactividad.

"Para mi hijo fue un antes y un después- cuenta María Dellepiane (44), que se acercó con el fin de revisar los vínculos de una familia ensamblada-. Pedro (20) es de esos chicos hiperactivos; de chiquito me decían que tenía ADD (trastorno por déficit de atención). Al entral al corral eligió un caballo y comenzó a llevarlo, caminando. Pero el caballo se movía sin rumbo y terminaba llevándolo a él. Si no sabés a dónde querés ir, el caballo no va a ir para ningún lado, le explicó Rocío. Pedro entonces dijo: voy para allá, y el caballo se movió con decisión.
Mi hijo vio reflejada en el caballo su imposibilidad de tomar decisiones".

Rocío es rocío Rodríguez Etchard (33), formadora asistida por caballos, quien está al frente de Ayatay, un campo en Cañuelas donde se desarrollan estos talleres, quien explica: El caballo se mueve con la energía de la persona que entra al corral, lee su campo emocional, lo que cada uno trae. Porque para el caballo no hay plano mental. Lo liberador de esta técnica es que el animal te refleja sin filtro. Acá te lo está diciendo un caballo, que no te juzga y a quien vos no podes manipular.

El primer encuentro no siempre es fácil. Aparecen miedos, inseguridades. Luego la manada comienza a moverse y a construir constelaciones alrededor de la persona....
Uno de los casos que cuenta es el de un niño autista de tres años y medio que no permitía que nadie lo levantara del piso pero que al entrar en contacto con los caballos dejó de gritar y permitió que lo alzaran para acariciarlos, comenzando así un lento acercamiento con el entorno.

Para ella (Rocío), cada animal cumple un rol dentro de la manada: por ejemplo está la yegua joven que representa a la niña o al niño herido que todos tenemos dentro. Refiere que fue esa misma yegua joven la que se acercó a una niña de nueve años que los padres llevaron a AYATAY porque casi no hablaba: "La yegua se quedó un rato largo olfateándola y cuando al fin se alejó, la nena se puso a llorar. El acercamiento fue tan movilizador que ese mismo día la nena empezó a hablar".

A Rocío le cuesta explicar por qué los caballos leen de esta manera la energía de las personas:"si me preguntás por qué se da con los caballos, no sabría decírtelo; lo que si se es que si uno observa un mismo caballo en el vínculo con diferentes personas, es difícil creer que se trate del mismo animal. Se comporta de manera totalmente diferente en cada caso"·

[...]....Primero se formó como terapeuta holística y luego se capacitó con Gabriela Abram, quien dirige PACAGUA, un centro pionero en este tipo de terapia situado en Villa Elisa, provincia de Buenos Aires. " El caballo conserva su instinto - explica Gabriela-, sabe que es un animal de presa a merced de posibles depredadores. Percibe lo que le pasa al resto de la manada. Es tan poderoso pero también tan miedoso que siempre está alerta. Con su lenguaje corporal nos muestra lo que percibe de la gente". Leyendo, entonces, el lenguaje corporal del animal, Gabriela y Rocío actúan como intérpretes.

[....] Estudió comportamiento equino, doma sin violencia y chamanismo, apoyándose en lo que ya sabía: la noble relación entre el jinete y su caballo. Aprendió que se podía criar caballos sin violencia. Pero no se quedó sólo en la cría; terminó por fundar un espacio en el que , a través del acercamiento entre el hombre y el animal, se pudiera llegar a resultados sanadores.
[...] Otro de los trabajos que se realizan con caballos es el referido a constelaciones familiares. Quien entra al corral elige un caballo para que lo represente y a partir de la manera de actuar del animal- y de la manada, que puede estar representando a otros miembros de la familia- salen a la luz bloqueos, trabas o diversas situaciones relacionadas con lo vincular.

Fue para participar de esta experiencia que se acercó Graciela López Abad (54), numeróloga con enfoque sistémico transgeneracional. Quiso constelar (explorar a través de esta técnica) la relación con su hija, Natalia (28). Así relata su vivencia: " Me encontré con una clara demostración de que la yegua que me representaba a mí quería acercarse a la representante de mi hija pero no encontraba el modo. Ante la frase de Mónica- la persona que dirigía la constelación-, la yegua que representaba a mi hija sintió lo dicho y lo manifestó con una clara expresión, tirándose al suelo en señal de total sumisión a su madre"....

DEL MIEDO A LA TERNURA

Para Roxana Cardoso (45), docente, la experiencia también fue movilizadora. Movida por las ganas de combinar sus dos amores- trabajar con animales y con personas, decidió participar en uno de los cursos de formadores asistidos con caballos que dicta Gabriela. "Cuando empecé el taller atravesaba un momento complicado. A mí me encantan los caballos , sin embargo no podía acercarme y si lo hacía, era con miedo", cuenta.

[...] ¿En qué casos resulta útil este tipo de terapia? Gabriela y Rocío coinciden en que en el trabajo con niños es especialmente interesante y también en casos donde se sospechas situaciones de abuso sexual. "Tenemos caballos que han sido muy maltratados en la doma, por ignorancia, tal vez, muy golpeados- cuenta Gabriela-, caballos usados para salto, por ejemplo, que pasaban todo el día en un box. Estos caballos se acercan espontáneamente a personas que han sufrido abusos".

Es también productivo el taller grupal: ver qué pasa entre cuatro, cinco caballos y un grupo de personas. La riqueza del grupo permite ver qué le sucede al otro. Al ser un experiencia intensa, se necesita tiempo para procesar lo vivido. Por eso, salvo en casos en los que se combina esta terapia con la equinoterapia (en adicciones o diversos grados de discapacidad), no se indica una frecuencia semanal. Dice Gabriela: "Hay que pensar que el caballo al reflejarte no tapa nada. Y lo más importante: percibe si hay coherencia entre lo que la persona muestra y lo que en verdad siente. Porque el caballo pide coherencia: es lo que necesita la manada para sobrevivir".

A continuación dejo los enlaces para contactarse con estos talleres:

www.ayatay.com.ar
www.pacagua.com.ar

9 comentarios:

  1. Alucinante.
    Parece muy interesante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que increibleeee!
    Amo los animales, pero sobre todo los perros y los caballos me pueden en especial.
    Tienen algo en la mirada, en las actitudes y esta nota lo confirma!
    Sabia que los perros quitan el stress y realmente por experiencia propia me siento bien cuando abrazo a mi perro, o cuando me siento no muy bien de animo u otra cosa el esta conmigo y no me deja en ningún momento como si supiera que algo no esta bien!
    Maravillosa la nota, ojala sirva de verdad para los casos que ya se han comprobado y pueda ser accesible para muchos!
    Te abrazo fuerte Beatriz!

    ResponderEliminar
  3. Si Carla, los animales tienen esa sensibilidad que nosotros hemos perdido. Tal vez la tarea sea volver a la intuición, al olfato, a la percepción sin prejuicio.
    Son capaces de tantas cosas que nosotros hemos olvidado, que es admirable y enternecedor.

    Un abrazo para vos Carla!!!

    ResponderEliminar
  4. Siempre he tenido un respeto inmenso por los caballos. Siempre hemos dicho que es un animal noble y además nos ha acompañado a lo largo de nuestra historia a pesar de nuestra violencia. Besos, Beatriz.

    ResponderEliminar
  5. Hola Beatriz,yo tenia algo entendido y además con buenos resultados a veces los animales consiguen lo que las personas no podemos,sencillamente porque son más sensitivos.
    Un besico

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué maravilla!

    Los animales son fuente de vida, de amor.
    Personalmente prefiero los perros y los caballos, entablo enseguida un buen contacto, con los gatos por ejemplo que me encantan no tengo mucho acercamiento.

    Qué nota mas interesante, me he quedado con ganas de saber mas como te pasó a vos!
    Habrá que averiguar.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. ¿¿¿¿se borró mi comentario o tenés el sistema de aprobación despues de leerlo???

    :((((

    Te decía que me encantó el artículo, que me quedaron ganas de saber mas y que me encantan los perros y los caballos.

    Ahh y no te conté mi experiencia con la Yegua blanca, la tengo escrita en alguna parte de mi blog ajajja qué risa me da esa historia. Ahora que leo los significados, por ejemplo ese adolescente que el caballo lo llevaba para cualquier lado porque no sabía para dónde ir, entiendo lo que le pasó a aquella yegua desgraciada cuando yo la monté ajjajajajaj!!!!!

    (estoy riéndome a carcajadas!!!)

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ayyy siiii, soy un desastre!!!!!

    ¿me perdonás?

    =P

    ResponderEliminar
  9. jaja, Pato, no hay nada que perdonar!!!! Me encanta que te rías jaja... en cuanto al sector de comentarios ayer no estuvo andando bien, tal vez alguno no haya quedado grabado.
    Y no, no tengo puesta la aprobación de comentarios.

    Yo tengo una muy especial relación con los perros y siento admiración por los caballos, si admiración que no puedo explicar. Siendo adolescente monté por primera y única vez una yegua. Cuando intenté hacerla caminar "la muy yegua" jaja, no iba ni para atrás ni para adelante. Fue entonces que el dueño me dijo cómo tenía que hacer y que ella sabía quién sabía montar y quién no. Seguí las indicaciones del vaqueano y anduve al galope un rato larguísimo. Es una sensación muy extraña, mezcla entre libertad y comunión.
    Gracias por tus palabras siempre esperadas por estos rincones!!!

    Querida Pato, te mando un beso grande!!!!

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...