lunes, 20 de junio de 2011

TE ESPERO



Con mi pecho agitado,
guardando de mi boca
los secretos de
su destino en ti.

Caminos de suspiros
y gemidos
latiendo en la noche de mi cuerpo
y de mi pensamiento
-preso del horizonte tirano-.

Te espero
con el anhelo de fundirme
en el fuego de tu mirada,
en el roce suave de tu boca,
como
néctar de sueño profundo
y
ese algo mas...
que no termina en un despertar
de madrugada

Te espero...



8 comentarios:

  1. guardando la boca los secretos de tudestino en ti.
    !verdad, que la poesía no necesita de erotismo para hacaer vibrar el alma!.
    Hrmosos y dulces tus versos llenos de esperanza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hay esperas dulces y de las saladas, de esas esperas que se apoltronan en el atardecer de los ojos y un hormiguero nos invade las entrañas.
    (igual tienen algo dulce)

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Esperamos para descansar, la angustia que nos demencia su llegada. Esperamos para entender, que sin su compañía naufragan las madrugadas. Esperamos para beber de su copa y morder de su pan. Y esperamos para descubrir, que somos una unidad, dentro de nuestra dualidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. La espera anuncia..la espera corta el tiempo...la espera traspasa el horizonte..la espera es redonda de ida y vuelta...La espera es fiel..sin espera no existe la verdad..
    Esperé mucho leer un poema asi..en donde todo vibra...hasta el lector..
    Besotes desde mi orilla en niebla..sin horizonte...

    ResponderEliminar
  5. Hay esperas y esperas las esperas de amor son hermosas las de desamor penosas.
    Deseo que esta espeta de tus versos sea corta y con final feliz y radiante de almas.

    Besos de luz y de color para ti amiga.

    ResponderEliminar
  6. Un bello texto, me hizo desear ser ese ser al que esperas...
    Un beso.
    Humberto.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...