viernes, 19 de agosto de 2011

HUECOS EN MIS RENGLONES



Y si...
di vuelta la página
blanca
impoluta
santificada por ausencias...

Y
fueron pasando cientos de ellas
deseosas de encenderse
en pasiones ocultas
en miradas
capaces de grabarlas como
tatuajes en la piel.

No recuerdo ya
cuántas hojas he dado vuelta
sin lograr dibujar
sobre ninguna
las delicadas líneas
de
mi cuerpo enredado
en ése, que aún desconozco.

Sin sentir
que su mirada
guiase mis manos
en trazos de versos
tan reales como mi anhelo
como el aliento compartido
como
el hueco que aún reina
en los rincones
de las madreselvas de mi alma.

Ya
no se si dar vuelta un página más
para luego
hundirla en el desasosiego
de sábanas frías
convertidas en huecos
en los renglones de la vida.



6 comentarios:

  1. Un final antológico..venía envuelto en tus hojas vacias y en tu escrituras clara..y de repente..esas sábanas blancas..convertidas en huecos..ufff en los renglones de la vida..en esas cosas rectas que no debemos desviarnos. Cuanta sabiduria hay en tus letras y en tu vida.
    Grande poeta..me saco el sombrero..
    Besos ventoso desde mi orilla menos 5..friiiiiiiioooooo

    ResponderEliminar
  2. Beatriz que buen poema. Ese dar vuelta páginas como sábanas deja pensando...

    Un cariño.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. La palabra fresca, la analogía de antología -si se me permite- el ritmo atrapante y para redondear: ¡un poema poderoso! Vengo a acompañar tus versos -si no inoportuno, claro-, me quedo leyéndote.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. glorioso poema! bea...volví ya estoy muy bien mas que bien,excelente!gracias
    un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  5. Que fuerza en esas letras,
    te pude ver Sola (no sola ni solamente), entera-completa, buscándo en esas encontrarte, seguir.

    Gracias por compartir, Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ya
    no se si dar vuelta un página más
    para luego
    hundirla en el desasosiego
    de sábanas frías
    convertidas en huecos
    en los renglones de la vida.

    BELLEZA

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...