jueves, 23 de junio de 2016

Desvelo



Él me llamó mientras intentaba
hacerle un estanque a mi pecho.
Y en la noche apacible de mi cocina
me apuñala el aullido de ese perro
que no dejó de llorar durante todo el día.
Tal vez, presintió y sabe de mi sofocada voz.
Y el bandoneon de Piazzolla
se me entierra como una daga diciendo
el adiós que no me sale, que no alcanzo
porque ya me cansé de correr los adioses.
Y el perro debe sentir las dagas
de las dulzuras de Astor
que perforan los sentidos y la razón,

porque sigue aullando por mí.


5 comentarios:

  1. A veces, los demás lloran las lágrimas que nosotros no podemos llorar porque ya, se nos agotaron de tanto sufrir.
    Muy bello y sentido Beatriz.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  2. Qué maravilla de poema.
    Lo he leído tres veces.
    Ese apuñalamiento del aullido del perro me ha golpeado.
    Me encanta el poema.
    Te felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. A mí también me ha encantado este poema, amiga...
    Es precioso, dentro de su dolor.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi querida Laura !! un beso amiga !!

      Eliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...