martes, 27 de octubre de 2015

Desde mi patio



Ayer por la tarde ella me confesó gran parte de su vida. Como siempre fue su costumbre, no utilizó palabras, si tal vez algunas gesticulaciones de color.
Me contó, que hace poquito tiempo había comenzado a cuidar de un bebé hermoso, que la mamá ya no estaba sola y que la abuela ya había partido a mejor vida.

Ayer me contó que por las  noches se convierte en espejo. Intrigada, cuando el cielo se tiñó de azul fui a verla y tal cual me había dicho, era un espejo.
Medias, enteritos, calzoncillos, baberos, camisas... nada la habitaba. Estaba tan solitaria como la soga de mi patio.


jueves, 22 de octubre de 2015

Letanía de mi ser


Deseo,
rojo deseo de tu nombre,
en el susurro
de un aliento
que aún no olvido.

Deseo,
alquimia de mi cuerpo
ante la 
belleza de un espejo.

Y
en la distante medianoche
el resplandor
de tu voz
me recorre
como una melodía inaudible,
aquella que tú me enseñaste 
en la distancia inexistente.

Fui
bella por ti,
tan frágil,
tan fuerte y ardiente.
Tan transparente
en mis opacidades...

y
aún así
nunca antes más yo...
nunca antes ni después
fui  tan yo...
 Simplemente yo..

Deseo,
rojo deseo de tu nombre,
en el susurro
de un aliento
que aún no olvido.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...