miércoles, 17 de noviembre de 2010

CALABAZAS A LAS DOCE


Los besos que el frío
le regaló en aquella esquina perdida.
La dulzura de sus manos inquietas,
la ternura de sus silencios y
el fuego deslizándose como la humedad
de los cuerpos.
La mirada profunda y
el temblor de los labios
tras alientos confundidos...
Vuelo del alma, regocijo de la piel...

Hasta que simplemente...
el espejo la mostró desnuda.


8 comentarios:

  1. La desnudez es hermosa en todas sus facetas, y si está frente a un espejo es doble la belleza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. La magia del espejo puede transformar calabazas en bellos carruajes. Mientras vuele el alma y la piel se regocije. Besos Beatriz

    ResponderEliminar
  4. A partir de una edad hay que huir de los espejos.
    Su sinceridad es temible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Escribes muy bien Susana.Te lo he dicho en infinidad de ocasiones,ya sea prosa poética o simplemente poesía.

    Como no podría ser de esta forma el poema que nos dejas es sencillo y muy hermosos.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. La vida , querida amiga con sus idas y venidas
    y en la esquina, cuantas veces esperaron callados sin `palabras y después de tanta espera te desnudó el silencio.
    precioso, cuando tu escribes, ¡¡inspiras!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso poema amiga Beatriz vuelo del alma, donde el amor se encuentra con su otra alma.

    Abrazos de MA y gracias por tu huella bloguera en mi entrada de haikus. Besos.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...