sábado, 15 de enero de 2011

CUENTO PARA UN CUMPLEAÑOS FELIZ


La curiosa niña jugaba con lo que tenía a mano. Frascos vacíos, cartones, chapitas. Cualquier cosa le venía bien, porque con su imaginación, ella convertía todas esas cosas en las que necesitaba. También, de forma inexplicable, cobraban vida los personajes con los que jugaba.

Y no era porque sus papás no tenían plata para comprarle más juguetes; es que en esos tiempos todos los niños jugaban de la misma forma. Claro, también tenía muñecas, y ella era su doctora, su maestra o su amiga del alma. Literalmente las torturaba enseñándole las letras, o talvez dejándole la colita como un colador de tantas inyecciones que le aplicaba. Creo que la que mejor suerte corría, era su mejor amiga, que sólo tenía que aguantar el escucharla hablarle de todo lo que hacía y que iba a hacer o escucharla cantar las canciones infantiles que le habían enseñado.
Pero había algo de la que ninguna se salvaba: practicaba su incipiente oficio de peluquera en ellas y las cabecitas quedaban con pequeños mechoncitos casi al ras. Después se arrepentía al ver que el cabello no les volvía a crecer, pero ya era tarde. Se quedarían así o bien llamaría a su imaginaria hada peluquera para tratar de arreglar el asunto. El hada muy sabia, tomaba un pincel y tempera y le pintaba los cabellos y así todo estaba resuelto.
A veces salía a la calle a jugar y se juntaban todos los chicos del barrio en su vereda , porque era la más ancha. Alguien proponía:" juguemos al patrón de la verda"..."no.. mejor a las escondidas"- gritaba otro, mientras recibía en su cabeza el bombardeo de los temidos venenitos de los paraísos.
Otro grupo de chicos se enfrentaban valerosos, entre sí, con sus soldaditos de plomo y si no había de plomo, podían estar hechos de palitos de helado con plastilina.

Ya de más grande, cuando aprendió a andar en bicicleta, corría carreras, poniéndole desde ya una bombita de agua inflada a los rayos de la rueda, para que hiciera ruido. Y así junto con sus amigos salían a realizar expediciones en el barrio, buscando casas abandonadas, algún animal horrible o viejas brujas de las que deberían defenderse.
Violeta- ese es su nombre- amaba hacer expediciones, pero cuando llovía o no la dejaban salir a la calle, hacía su propia expedición en su casa. Fue así que descubrió un gran baúl, que era de su abuela - la cual no tenía lo que se dice muy buen carácter-, pero no podía resistirse a abrirla. ¿ Qué guardará aquí adentro?... esa pregunta le retumbaba en la cabecita, hasta que superó el miedo y con una llave mágica, logró abrir el candado que tenía. Conociendo a su abuela, levantó con mucho cuidado la tapa, muy pero muy lentamente, mientras que por el rabillo de su ojo derecho, observaba con cuidado si alguien la veía, en realidad ¡si la abuela la veía!. Lentamente se fue atreviendo a sacar las cosas que allí se encontraban: lo primero fue un batón desteñido y roto, luego sacó un espejo rajado (mucho no le gustó eso, porque dicen que los espejos rotos traen mala suerte), le siguió un sobre viejo de semillas de geranios para plantar; se detuvo un momento para mirarlo, porque tal vez las semillas sirvieran todavía, así que lo apartó de las otras cosas. A esa altura estaba tan entusiasmada sacando cosas del baúl, que se olvidó por completo de la abuela y su mal humor. Ella continuaba extasiada con su tarea: encontró una caja de cartón amarillento por la humedad, lleno de fotos de personas que ella no tenía ni la más remota idea de quienes eran, pero pensó que luego podría preguntarle a su padre si sabía de quienes se trataban. Las fotos le resultaban muy extrañas ya que eran de un color amarronado y los bordes no eran rectos sino que tenían como piquitos, no eran como las fotos que estaba acostumbrada a ver. Había encontrado un tesoro más, que pasó a formar parte de la pila a rescatar.

De pronto, sintió el ruido del portón de su casa cerrándose. Su corazón comenzó a palpitar fuertemente: "¡si es la abuela me mata!", pensó aterrorizada, hasta que escuchó la voz de su padre diciendo: "¿Violeta...dónde estás?...El aire le entró nuevamente a sus pulmones y sensillamente le contesto:" estoy jugando en el patio pa...". Y tranquila continuó revolviendo y revolviendo, cuando al abrir una bolsa y vió su contenido, sus ojitos se iluminaron como un cielo estrellad: no era otra cosa que un viejo y hermoso cuaderno de caligrafía de su hermano mayor y las plumas que el usaba para escribir en él. Sabía que le faltaría la tinta, pero ya se iba a encargar de pedírsela a su papa o a su mamá, que casi con seguridad no se la negarían.
Si bien aún quedaban muchas cosas más en el baúl, pensó que con lo que había hallado era suficiente. En todo caso, tendría alguna otra oportunidad para continuar revisándolo. Rápidamente guardó, las otras cosas, las de "la otra pila", y cerró muy bien el cofre con el candado de tal forma, que supo que sería imposible que la abuela descubriera lo que había hecho.
Con mucho cuidado, llevó sus preciados tesoros a su casita, esa que se había construido en un viejo baño - o mejor dicho letrina, sobre la cual su padre le había colocado una madera- .Allí tenía una pequeña mesita con cuatro sillitas , y un cajón viejo que su abuelo ya no usaba, y allí las escondió .

Al día siguiente, lo primero que hizo fue pedirle a sus padres tinta, mucha tinta. También tenía muchos lápices de colores , pero esos los usaba sólo para dibujar en las hojas que su papá le traía del trabajo.
Cuando esa tarde su padre al volver del trabajo le entregó la tinta que le había pedido, pegó un salto de alegría e inmediatamente salió corriendo a su casita y comenzó escribir y a escribir, probando cada una de las plumas dejando el rastro de grandes manchones de tinta en sus deditos.

Pasaron los años y a veces, su familia, sus amigos, la buscan y no la encuentran. ¿Alguien tiene idea de lo que puede estar haciendo o dónde está?......






GRACIAS ABSOLUTAMENTE A TODOS: LOS QUE HAN PASADO DEJANDOME SU HUELLA, LOS QUE AÚN SIGUEN ESTANDO, Y ME SIGUEN ENRIQUECIENDO . LOS QUE DE TANTO EN TANTO ME VISITAN Y AQUELLOS QUE LEVANTAN LA TAPA, ECHAN UN VISTAZO Y SIGUEN. TODOS ME HAN ENRIQUECIDO Y ALENTADO.
POR TODO ESO ES POSIBLE QUE, HOY 16 DE ENERO LA CAJA DE PANDORA, COMPARTAMOS SU PRIMER AÑO DE VIDA!

LOS INVITO CON UN PEDACITO DE TORTA
PERO ANTES ... SOPLEMOS JUNTOS LA VELITA


16 comentarios:

  1. Susana:soy tu amiga políglota. Me encantó tu relato del baúl de la abuela. Espero que me lleguela porción de torta. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. HOLA SUSY ME ENCANTO TU BLOG NO LEI TODO PERO TE PROMETO VERLO SE COMO ESCRIBIS CON EL CORAZON SOLO ASI SE PUEDEN PRODUCIR GRANDES COSAS COMO LO QUE VOS PASMAS DESDE TUS SENTIDOS Y TU ALMA SOS UNA GROSA TE FELICITO Y QUE ESTE 2011 SEA UN AÑO LENO DE EXITOS Y PROSPERIDAD TE QUIERO MUCHO BESO

    ResponderEliminar
  3. Me tragué literalmete el relato de principio a fin... me recordó mucho las travesuras que to hacía de pequeña... pero mi abuela era mi compinche y me acompañaba a hacrlas con picardía y buen humor... lo que abríamos eran las cosas del abuelo... jaja

    No siempre te dejo comentario pero sí siempre te leo...

    Feliz primer año....!

    ResponderEliminar
  4. AQUI ESTAMOS EN TU CAJA DE PANDORA Y EL SILENCIO DE LA MADRUGADA AYUDA A PENSAR QUE DECIRTE. AMIGA, HE LEIDO TU CUENTO, MARAVILLOSO CUENTO, Y SOPLO CONTIGO LA VELA DE TU PRIMER CUMPLEAÑOS, ESPERANDO SOPLAR MUCHAS MAS. ME GUSTA Y MUCHO ENTRAR AQUI A TU ESPACIO, DONDE SIEMPRE ENCONTRARE ALGO QUE REFRESQUE MI ALMA DE MUJER Y DE TODAS LAS MUJERES CON VOZ Y VOTO,Y ASI ENTRE TODAS COMPARTIMOS CONTIGO ESTE !!!!FELIZ CUMPLEAÑOS !!!!

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho el relato.
    Es muy bonito.

    Feliz aniversario de blog.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Feliz cumpleblog Bea y espero que sean muchos más trayéndonos alimento para el alma.
    Te mando un besico enorme y gracias por estar con nosotros.

    ResponderEliminar
  7. Feliz cumple.Espero que sigas deleitándonos con tus maravillosos poemas.

    Recibe un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Beatriz, celebro con vos esta fecha, te felicito por las emociones que tus textos han despertado en mì, y me agrada mucho este relato en el que haces presente los juegos de la infancia, desde la mirada de una niña. Besos, felicidades, y "tinta mucha tinta" para tus hermosos versos!!Cariños

    ResponderEliminar
  9. Aunque atrasado supongo que también vale: FELIZ CUMPLEAÑOS!
    Tu hermoso relato me ha conmovido mucho.
    Se nota que aún llevas tu alucinante período de la
    infancia a flor de piel.
    Me llamó mucho la atención el inesperado final de tu relato, genial.

    Un beso y un abrazo desde Copenhague ya oscura y toda melancólica,

    Ian.

    ResponderEliminar
  10. FELIZ CUMPLE BEA, POR MUCHOS MÁS!!
    Hermosísimo tu texto, lleno de emociones!!

    Un abrazo enorme!!

    mhhhhh, espero la tortita!!!

    ResponderEliminar
  11. Feliz cumple a tu blog..y a tu calidad de letras..
    Me encantó este relato..tan lleno de cosas comunes en este rio de la Plata que nos separa pero tambien nos une...en las cosas mas lindas.de nuestra gente
    Un abrazo fuerte desde la otra orilla y nos leemos compañera de ruta

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡ Feliz Cumpleaños hermosa Caja de Pandora !!!
    Muchas felicidades Beatriz querida, que este año 2011 sea de dicha y felicidad.Que la vida te sonría.Gracias por tu visita y comentario en mi blog.
    Que disfruten mucho de la torta.
    Abrazos y besos
    Raquel Luisa Teppich

    ResponderEliminar
  13. Me gustan las fechas especiales, como los aniversarios.. y es que tu espacio virtual es acogedor y tus palabras muy bellas...tu pones la torta y yo el champagne!!

    ResponderEliminar
  14. Wenas!! Felicidades por haber creado este gran espacio, espero que continúes aquí durante mucho tiempo más.
    Un cuento muy bonito, me ha recordado a mi no tan lejana infancia.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  15. El cuento divino me encanto

    1año mi querida amiga un año muchas felicidades , recuerdo cuando abri El Sol y la Luna en el 2005
    ufff ya pasaron los años ...

    Todo lo mejor querida todo lo mejor para ti este 2011 , sali fuera por eslo no he venido a visitarte

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  16. Feliz primer año, Beatriz.
    Me gustó mucho este relato...recordé cómo les cortaba el pelo a mis muñecas y...¡ a mis hermanos pequeños! Uno de ellos quedó tan mal que no quería ir al colegio. Menos mal que el pelo le creció pronto.
    Te leo en el Reader, auque no me da tiempo a comentar. Siempre me admira tu imaginación y lo bien que narras; por muy largo que sea el texto lo leo de un tirón y con mucho gusto.
    Un beso enorme y agradecido.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...