martes, 20 de abril de 2010

GOLPE EN TINTA CHINA


Una garra invisible arrasó con furia
los escritos por venir que yacían
gestándose sobre mi escritorio.
Increíblemente derramó el tintero
sobre el blanco y puro papel
ahogando mi alma... dejándome negro el corazón
Dejándome sin aliento,
sin palabras...sin dibujos, fotos
o imágenes.
Lo más doloroso es que fueron sus garras.

8 comentarios:

  1. A veces pasa que algún tipo de "garra" no nos deja expresar como quisieramos.
    A veces pasa que somos nosotros mismos los que inconcientemente volcamos ese tintero.
    Te abrazo Beatriz!

    ResponderEliminar
  2. Tengo idea de lo que se siente cuando una garra te destruye lo que tenías en mente o entre las manos...

    Lo único que se me ocurre decirte y espero que así sea, es que ese manchón de tinta nada mas tiña lo de afuera, que lo de adentro no lo toque. Mañana, pasado o cuando tengas ganas eso que habías creado, vuelve a salir de vos.

    Una cosa que no sé si te dije, esta noche repetimos el programa por la radio, y uno de los blogs elegidos es el tuyo, si tenés la compu libre, empieza a las 22Hs, sino lo podés escuchar cuando lo subamos en el blog de Perras negras, allá también hemos subido tu blog.

    Muchas gracias por tu colaboración y escucha!

    ResponderEliminar
  3. Que duro y que triste.
    Espero que te recuperes pronto.
    Besos y ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Aunque causas de fuerza mayor te lo impidan, esos escritos estarán latentes hasta que puedan ser plasmados y compartidos, unas garras o unos colmillos afilados no son suficientes para callar al poeta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Esa tinta derramada supura tristeza y resignación, pero el escritor, el poeta, digamos el artista, se repone tras los golpes, y en ocasiones, esos zarpazos le sirven para crear más belleza y no más daño.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS AMIGOS!!! UN BESO...NO ESTA MUERTO QUIEN PELEA !!!...

    ResponderEliminar
  7. Wenas!! Hay momentos en que las circunstancias nos arrebatan las palabras, los sueños y la energía; pero siempre queda algo de lo que partir y renacer. Se puede usar la tinta derramada para escribir un nuevo final.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Estoy con Lia,
    Siempre, siempre hay que aprovechar hasta la última oportunidad.

    Lo mejor es seguir,
    y dejar que la garra acabe por perder las fuerzas, porque como tú dices, no está muerto quien pelea, y dos no pelean si uno de ellos no quiere.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...