jueves, 17 de junio de 2010

EL VIEJO ÓLEO -



En mi espejo...

luz de terracota,

rastro de antigua existencia

en este cuerpo reseco y agrietado.

Tan antiguo como el almizcle

o la embiaguez de tu alcohol

en mis labios incompletos,

en mi espalda,

-anhelante de mil aromas-

en el lejano rocío de las noches.


Y en el espejo..

mis rostros desdibujados...

Si es que alguna vez

fui un rostro...

un nombre...

o un aroma que añorar.

Si es que alguna vez tu noche invadí

con la urgencia de tus ansias...

O tal vez, sólo fui y seré

un viejo óleo resquebrajado

colgado en el living de mi vida.





7 comentarios:

  1. Qué bueno todo...y lo del viejo oleo resquebrajado en el living de mi vida muy expresivo y atinado para definir cierto estado en el que por supuesto es claro que no te defines a Ti misma.

    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces deberíamos ver nuestra imagen en un espejo que se convierte en óleo, para perpetuar ese momento de lucidez o de oscuridad, de dicha o de amargura.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Que duro es el poema.
    Me parece que todos seremos óleos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Quizas es poema parece al leerlo, duro, triste!
    Pero hay algo que puedo llegar a sentir como esperanzador, hasta los viejos oleos muchas veces podemos restaurar!
    Quizas sea un trabajo arduo, pero es cuestion de dar el paso para volver a ver (nos) como una pintura fresca, recien terminada y firmada!
    Bello, bello!
    Besos y abrazos corazón!

    ResponderEliminar
  5. Precioso como todo lo que escribes.
    Un besico y buen finde

    ResponderEliminar
  6. Uff, que duro me ha parecido. Seguro que no queda en simple recuerdo, sino que queda lo importante.
    Muchos besos amiga.

    ResponderEliminar
  7. Un poema duro y a la vez lleno de belleza. todos tenemos un rostro, pero algunos tienen miles...
    besos y abrazos Bea!

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Taxidermia

La ciudad era como un panal de abejas recién sacudido, se podía escuchar el zumbido ensordecedor de las voces. Muchos vociferaban esgri...