martes, 8 de junio de 2010

GANIMEDES



Sabía que la preparación había sido exhaustiva, intensa y que seguramente estaría a la altura de las exigencias del caso.
El hecho de ser una de los primeros viajes interestelares que se realizaban en el país, hacía que absolutamente todos los ojos estuvieran colocados sobre él.
Muy logicamente su familia desconfiaba de la seguridad del viaje, de que realmente pudiera sobrevivir en tan extremas condiciones. Pero muy a pesar de la opinión familiar corría por sus venas un espíritu aventurero o tal vez desafiante, que lo llevaba a emprender este tipo de actividades.
De cualquier forma se sabía joven y lleno de vigor varonil para sobrellevar cualquier situación. Es que, aunque no solía demostrarlo detrás de su carácter totalmente reservado y aparentemente sumiso portaba en sí mismo algo escencial, que tal vez ni siquiera él era conciente de ello - y que era un fuerte instinto de supervivencia.
La nave difería en mucho de aquellas utilizadas ya sea en los viajes que se habían hecho a la luna o de aquellos que simplemente llevaban robótica de estudio a planetas como Marte.
Era el primer viaje intergaláctico
que se realizaba y como aditamento especial, el hecho de que fuera tripulado por un sólo hombre le agregaba una cuota de interés general.

El día del lanzamiento había llegado y los alrededores de la plataforma, se encontraba rodeado de periodistas, amigos y familiares, ubicados estratégicamente. Toda la prensa internacional se hallaba pendiente del mismo,habiendo destinado los aparatos de última generación, ya sea televisiba o por la red.

9.35 de la mañana:el llamado de su comandante para dirigirse a la antesala de la torre, sonó por el parlante del hábitat totalmente esterilizado donde aguardaba. Con mucho esmero y detalle los colaboradores le colocaron el traje - también especial- que le permitiría no tan sólo poder salir al espacio exterior sino caminar sobre cualquier superficie que encontrara. Bueno, por lo menos eso era lo que habían planificado, luego de intensos estudios realizados a base de los datos recogidos por las expediciones anteriores.

10.00 hs. de la mañana: Walter se encontraba ya posicionado en su cabina y realizando todos los controles que desde la torre de mando le ordenaban realizar, que en realidad no eran tantos, ya que la tecnología permitía que se autocontrolaran - realmente toda una diferencia con los viajes anteriores.

10.15 hs de la mañana: La nave despegaba sin inconveniente alguno presagiando un evento totalmente exitoso.

Ya se encontraba en pleno espacio exterior, cuando luego de atender la torre de control, decidió prender el televisor para ver, cómo se había visto el despegue desde la tierra. Si, la realidad es que se encontraba más que contento, ya que tenía una cápsula totalmente equipada con todas las necesidades cubiertas y acaso algunas excentricidades también. Había llevado consigo varios chips de memoria con hologramas de toda su familia, amigos, mascotas, como así también de sus grupos musicales favoritos, que tenían en sí la particularidad de que una vez activados, ellos en la tierra, recibirían la información y vivencias que él tuviera, ya fuera en la nave, el espacio o los planetas que visitara.
La velocidad que llevaba superaba a la velocidad de la luz, por lo que prontamente divisó un planeta que consideró digno de ser visitado y estudiado, nada más ni nada menos que Ganímedes y sus lunas.
Se le erizó la piel al descender sobre esa superficie tan extraña y lejana. Una de las primeras cosas que hizo, fue cargar en su bolsillo el dispositivo y los chips, no quería por nada del mundo que sus seres amados se perdieran de tan tremenda experiencia.
Una vez que visualizó bien el terreno -valga el término-, detectó que en lo que se podría llamar mesetas, se hallaban unos montículos de una materia color turquesa - comentó tratando de asemejarlo a algo conocido en la tierra. Inmediatamente activó el dispositivo y los chips, todos a la vez, por lo que ya no se encontraba sólo en el extraño Ganímedes. Juntos comenzaron a recorrer el lugar, claro, era tanta la emoción de ellos que comenzaron a dispersarse expedicionando el lugar, hasta que perdió de vista a la mayoría. Angustiado comenzó a buscarlos detrás de cada uno de esos montículos. Repentinamente, parte la superficie cedió y cayó en un pozo profundo.
El se encontraba preparado para todo,¿ pero hallarse en la era del período neolítico y en la tierra?...




9 comentarios:

  1. Vaya imaginación, buen relato, ya quisieramos muchos viajar en el tiempo y disfrutar de otras épocas quizás más irracionales pero más sensibles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El relato te engancha y esperas lo peor pero...felicidades, atrapas.

    ResponderEliminar
  3. Menuda sorpresa!
    De infarto.
    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Woowww!!!!!

    Aplausos a tu imaginación hecha relato, este cuento fantástico es muy bueno, muy bueno, muy bueno...

    ¡¡10 Ganímedes!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que imaginación Beatriz!
    Que buen relato, ya me gustaría a mi retroceder en el tiempo y vivir una vida en otro!
    Sería buena la experiencia no?
    Pero eso si, despues me gustaria regresar para estar con las personas que quiero!
    Buenísmo, un final que no me esperaba, o tendra una segunda parte?
    Besos y abrazos corazón!

    ResponderEliminar
  6. Estupendo relato,espero con impaciencia la segunda parte ,supongo?
    Un besico

    ResponderEliminar
  7. Chicas lo siento pero no hay segunda parte, bueno por lo menos por ahora.
    Es que Walter está en ese agujero de tiempo y no me contó si sigue... ni cómo jajaja. El tipo se ve que la está pasando re bien!!!!
    También tengo que confesar que me encantan este tipo de finales jaja.
    Gracias y Besos!!!

    ResponderEliminar
  8. Tengo la piel erizada...y el corazón saltando de alegría...me ha tocado el centro de mi Porvenir este poema tuyo...y también la música electrónica de sonidos espaciales...Profundos...Lejanos... cercanos...íntimos...añorados y reales...Nutrientes del Porvenir...perfilado e intencionado desde el momento inmediato y posible.
    Siempre disfruto y me relajo conmoviéndome en la suavidad de estos sonidos...

    Un gran abrazo y Muchas gracias Beatriz

    Amiga....de corazón......

    ResponderEliminar
  9. el final es insuperable.

    Realmente digno de una caja de Pandora,

    Besos.
    LUIS

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...