sábado, 12 de junio de 2010

GRITOS


Saetas,
como flechas de fragua.
Ay!!! tus sonoras palabras
quedaron clavadas en mis latidos.
Y la lluvia estuvo ausente
sobre el cristal rasgado de mis ojos,
porque ya no puede romperse más...

Saetas,
como fechas de fragua
dibujando tatuajes en mis superficies:
color fuego, color muerte...
Y sin embargo la lluvia
estuvo ausente,
sobre el cristal rajado de mis ojos,
porque ya no llueve más en el desierto...

Saetas
como flechas aceradas,
desgarrando viejas raíces,
podando jazmines y madreselvas...
...y no lloré...
porque ya sin savia se han quedado...

¡Saetas!...¡Saetas...!
me han dejado el dolor
y me han negado el llanto.



8 comentarios:

  1. El desamor, nos rompe en mil pedazos. Suerte que poco a poco nos recomponemos. Genial. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Que poema más duro Beatriz.
    Se me ha clavado cada verso.
    Espero que no te duela.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un poema de desamor muy doloroso

    Flechas clavadas sin lluvia que alimente el dolor bajo lágrimas secas

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Beatriz, desvía esas flechas, no las mantengas clavadas.
    Sácalas amiga.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Espero Beatriz que tan solo sea un poema y que esas flechas no vayan dirigidas a ti.
    Un besico y buen domingo

    ResponderEliminar
  6. Mucha tristeza tiene que haber para que se agoten las lágrimas, mucho dolor al que se sobrevive con el milagro de la esperanza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. La Rosa del desierto...vive en TI
    aunque afuera, a veces, sólo se vean cactus...no los toques...vale?
    besos.

    ResponderEliminar
  8. De alto vuelo este poema.

    Cada vez te superás, eso es grandioso!

    "Y sin embargo la lluvia
    estuvo ausente,
    sobre el cristal rajado de mis ojos,
    porque ya no llueve más en el desierto..."

    Aplausos para estos versos!!
    Besos.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...