domingo, 26 de diciembre de 2010

EN EL ANONIMATO DE LA NOCHE

Como estrellas fugaces
apenas perceptibles
se esconden bajo las rocas
de los desiertos más hambrientos

Como estrellas fugaces
pocos hablan de ellos
los que viven bajo el polvo
de la miseria sin ser miserables

Sin ser miserables
en sus almas ni en riquezas
eligen vivir entre ruinas
aliviando penas
tal vez
curando heridas

Y
son así, como estrellas fugaces
imperceptibles a la gran mayoría
invisibles para las apocalípticas profesías

No conozco sus rostros
tampoco he sabido sus nombres
sin embargo ellas persisten
tenaces labradoras de esperanza
entretejiendo la vida



6 comentarios:

  1. Beatriz:
    quería agradecerte en estas fiestas tu presencia ,siempre tan sensible como inteligente, en los comentarios de mi blog. Tu participación ha enriquecido habitualmente mi espacio.
    De alguna manera sin conocerte personalmente he llegado a sentirte buena persona y eso vale oro.

    que este año nos encuentre a los dos festejando,tu usando mi reflejo y yo asombrándome cada vez que abra tu caja de Pandora.

    Desde Montevideo.
    Un fuerte abrazo.
    LUIS(Incal)

    ResponderEliminar
  2. La noche de la miseria es anónima,pero tus letras le ponen nombre a esa fugacidad. Besos Beatriz. Felicidades y que la esperanza siga labrando la vida

    ResponderEliminar
  3. Algunas hay.
    Si.
    Son las más bellas de todos nosotros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aquí, al costadito de tu blog está la Madre Teresa, mas abajo tenés a Gandhi, altruístas que trascendieron, debe haber muchos mas que no conocemos y que aman al otro desde ese lugar de darse por entero al otro.

    Gente hermosa y fuera de lo común.

    Atrás, muuuucho mas atrás, aparecemos los normalitos, con egoísmos, temores, aciertos, metidas de pata, errores, sueños, buenas intenciones, indiferentes, desmemoriados, flacos de fe, atiborrados de prejuicios, atrás vamos los que alguna vez en medio de todo, hacemos algo bueno por el otro.

    Un abrazo Su, te volvieron las musas!!!

    ResponderEliminar
  5. Hay muchas estrellas fugaces, Beatriz, muchas.
    Por suerte para todos nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...