viernes, 18 de enero de 2013

Madrugada en mi comarca


Serpentea mi brazo
en tu cintura tibia y relajada
como
enredadera reverdecida
en la calidez
reciente.

Serpentea mi brazo
entre la fiebre dormida
de tu cuerpo
y
mi pecho es un
tatuaje de tu espalda
desdibujado de sudores.

Serpentea mi boca
tu linea mas suave
tu dormir
mas profundo
como un reloj sediento

Y

Serpenteas en mi cuerpo
justo ahí
donde las esquinas solitarias 
de mi pensamiento
albergan las agujas constantes
que hieren y laceran
impiadosas en la distancia
de un sueño.






5 comentarios:

  1. Hola Beatriz!!!
    Me gusta volver a leerte.
    Bonito y sensual poema.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Un poema que despiérta el apetito por lo sensual. Te felicito, Beatiz, estás escribiéndo mejor que nunca.
    Gracias por tu visita a Copenhague, fue un linda sorpresa.
    Abrazos a la chilena,

    Ian.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso tu sueño hecho poema con matices de sutil erotismo con metáforas y anáforas muy bellas. "serpentea mi brazo entre la fiebre dormida de tu cuerpo",¡aué preciosidad!
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué preciosidad, Susanitaaaaa.
    Me alegra leerte y saberte vivita y coleando.

    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  5. Serpentea la noche, acariciando geografías dibujadas en la piel de los cuerpos y del sueño que revive en las agujas constantes del recuerdo. Lo que importa es que es tan real como lo que se siente al leerlo...sucedió!!! Me gusta tu comarca
    Un abrazo
    Yo (Inés)

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...