lunes, 16 de mayo de 2011

NO ES NECESARIO...



No deberías temer,
no diré una palabra.
Transitaré por tus cornisas
como una sombra clara
imperceptible.

Por eso,
tan sólo por eso,
no huyas de mí.

No notarás mi presencia
aunque sepas que ahí estoy,
imaginando realidades
- transparentes-,
sintiendo el suave
roce de tus labios incorpóreos.

No deberías temer,
ni huir o esconderte...
si ni siquiera soy el recuerdo
de mi sombra en tu memoria.


10 comentarios:

  1. El recuerdo de una sombra?
    Es imposible de saber.
    Estaría bien saber en cuantos recuerdos de otros perduramos.
    Y la intensidad de los mismos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No notarás mi presencia
    aunque sepas que ahí estoy,
    imaginando realidades
    - transparentes-,

    Antes de irme a la cama me di una vueltecita para
    dejarte un beso mi querida amiga

    Hermoso lo que has escrito

    ResponderEliminar
  3. Quién sabe si ese amor tuyo volverá a ti transformado en un ser de carne y hueso.
    Tu hermoso poema tiene mucho mucho dolor.

    Saludos desde copenhague,

    Ian.

    ResponderEliminar
  4. "No deberías temer,
    no diré una palabra.
    Transitaré por tus cornisas
    como una sombra clara"

    Alucino con este verso, me parece el corazon del poema.
    Hoy estoy optimista y creo que a veces pensamos que somos sombritas imperceptibles en las memorias de otros y resulta que fuimos pura luz y no lo supimos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La bella sombra que a veces es guardiana de nuestros mas fieles deseos. El que teme pierde todo.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  6. hola bello poema,en tu blog! nunca pensaste en editar?...es caro,ya se...
    mañana será el día mas especial de mi vida,luego de un año y cinco meses,saldré a caminar,con mi andador,acompañada!
    espero que no llueva
    un abrazote
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  7. Beatriz:
    Un texto con toda la nostalgia, acompañado de una música que le sienta muy bien.
    Me alegro de haber encontrado este blog por casualidad. Te sigo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  8. Se quiera o no siempre dejamos huellas.
    Exquisitos versos.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  9. Su, te pido te des una vuelta por el blog de Perras Negras, que he dejado dicho algo por allí =)

    Besos y gracias.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...