domingo, 2 de mayo de 2010

DESPERTARES EN OCRE- (sonrisas en el tiempo)

Dorados caminos surcaban

las almas, exhaustas de anhelos ...

y una sonrisa simple se esbozaba

en tu rostro... en el mio.



Las manos simplemente se rozaban

mientras los labios

balbuceaban detrás de aquél árbol

cuánto se deseaban.



Dorados caminos surcaban

las almas,

crujientes de ocre,

éxtasis de ensueños con cada mirada.


12 comentarios:

  1. Cuando el tiempo era amable...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El amor este constructo fatal. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Bonito tiempo de color... los sentimientos colorean cualquier paisaje anodino... un saludo. Marea@

    ResponderEliminar
  4. Qué grande es el deseo y qué bonito cuando se consuma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. "Las manos simplemente se rozaban
    mientras los labios
    balbuceaban detrás de aquél árbol
    cuánto se deseaban.

    ___________________________________

    Las manos,los labios,el corazón palpitado y un árbol como testigo de una gran pasión

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Nuestros años felices...

    El otoño me mata de nostalgias, y veo el tiempo escurrirse entre ocres.

    Es bello. Bello de letras y paisajes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Asi es Pato, otro tiempo lleno de tiempos por vivir, chapoteando entre hojas secas. Los tiempos de Nuestros años felices. jaja
    Una linda sonrisa de recuerdos.

    ResponderEliminar
  8. Me gustan esos dorados caminos.
    Bello poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Has dos estaciones que amo profundamente, el otoño y la primavera y son precisamente por sus colores.
    Los ocres del otoño son maravillosos y tu poema tiene la tibieza que emana del sentimiento bello de los corazones.
    Precioso BeatriZ!
    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  10. Wenas!! Hermoso poema situado en el tiempo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Dulce texto...(como tu nombre..)

    Crujientes de ocres...leo la frase y vuelo...el otoño es mi estación favorita.

    De niña amaba pisotear la alfombra de hojas...añoro el asombro que me causaba el sonido (siempre parecía la primera vez) crunch, crunch, crunch bajo mis zapatos.

    Un besito, Beatriz!

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...