jueves, 18 de marzo de 2010

Abuelita... el anhelo de un sueño (todo un atrevimiento)




Abuelita... en negrita y cursiva,
rocío de anhelos
vacíos de fresas ...
con besos de truenos.

Negrita y cursiva...
para la abuela de un cuento ,
soltando el rodete
endulzando mi invierno.




Inspirado en el Poema de Salvador Pliego.



9 comentarios:

  1. Cuando uno empieza a nombrar A LA ABUELA, ya andamos seriamente comprometidos, no? jaja

    Me imagine que serías vos la firmante. Se dice "yendo"y no "llendo" por cierto.

    Ahi andamos, sí, "mirando en el retrovisor los semáforos del miedo", como dice Sabina




    Beso grandote!! (a tu mejilla virtual, real y suegral)


    Te quiero mucho

    ResponderEliminar
  2. Holas!! Qué gusto leerte en negrita y cursiva con sentimiento.

    Un abrazo gigante!

    ResponderEliminar
  3. jajaja, si si, el turno lo voy a sacar muy pronto con el neurólogo, siento por detrás mío los pasos agigantados de mi amigo el alemán. jaja
    Te quiero mucho Chun!!! (ja pensaste que no lo iba a decir?) jaja

    ResponderEliminar
  4. Q LINDO!!! EN TAN POCAS PALABRAS DICE MUCHO.. Soy Vicky

    ResponderEliminar
  5. Simplemente hermoso!!!! ahora una pregunta...Alusion por algo en especial¿?

    ResponderEliminar
  6. Que lindo comentario anónimo!!! te contestaría directamente si supiera tu nombre. Y si, muchas veces cuando escribimos las cosas tienen una alusión personal, pero que tal vez no es la que interpreta el que lee.
    O sea, no voy a se abuela por ahora jajaja Va, eso creo!!!
    Un beso y gracias por pasar!!!

    ResponderEliminar
  7. Que siga esa inspiración con tu pluma…

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Salvador, un honor tu presencia.

    ResponderEliminar
  9. Las abuelas siempre nos endulzan la vida, lástima que no las tengamos con nosotros mucho tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

LOS LATIDOS DE MAYANA

       Kalimani  ,   aprendió de su abuelo Katochi , todo lo que un niño de 14 años debía saber ; sentados frente a frente y con s...