sábado, 13 de marzo de 2010

DIME..¿ COMO HARE? (días invisibles)


Ya lo había olvidado, bueno, casi.
Y en la penumbra de mi sangre, ya no aguardaba el llamado, ni siquiera la esperanza de una proximidad palpitante que convirtiera en río torrentoso mi sentir opacado por la indiferencia.
Y casi, casi, tenía paz en mi adormecido interior marchito. Había olvidado soñar con atardeceres, que no fueran al trasluz de mi ventana.
¡Tú no imaginas los años enredados entre matorrales de ilusiones y realidades!
Y ahora, con qué derecho irrumpes en mi sepulcro de sensualidad, despertando fantasmas de fuego y añoranzas. ¡Con qué derecho, tus palabras me acarician sensualmente, mientras tu dulzura me lastima, tanto, tanto!, recordándome las noches en las que soñaba con danzas de sudor compartido o las mañanas en que no desperté del letargo de la invisibilidad.
¡Con qué derecho haces palpitar mi sangre como loba sin manada!, si nada sabes de mí, si ni siquiera conoces mis ojos, ni mi pelaje, ni la textura de mis labios.
Con qué derecho, irrumpes haciéndome saber, que en algún lugar debes ser real. En algún lugar tu mirada penetrará el alma de una mujer que sentirá agitar su pecho, tan sólo con tu mirada.
Con qué derecho, si no te he llamado a iluminar las tinieblas que me mantenían a salvo.
Dime... ¿cómo haré para adormecer esta pasión renacida sin sentido, sin motivo y sin destino?.




3 comentarios:

  1. Vaya tormenta que ha desatado.
    Pero hazme caso, siéntete feliz por esa tormenta y disfruta de ella todo lo que puedas.
    Es un privilegio sentir eso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hay tormentas de lluvia, truenos, granizo o nieve. Y hay otras tormentas en negrita y cursiva.
    Gracias por pasar por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me reí de esas tormentas en negrita y cursiva...

    Esas tormentas son de temer, pero no dejes de permitirte el temporal, que después siempre sale el sol. ¿Es una cursilería? No me quedan dudas, pero tan real...

    Besos.

    ResponderEliminar

Has entrado en La Caja, cuéntame lo que encontraste, déjame tu huella, quedará guardada.

Ecos

Paredes infranqueables sostienen su mundo. Paredes construídas con ladrillos huecos y si bien no son visibles, él escribe con una piedra ...